Afilado de herramientas de carpintería

Cómo afilar las herramientas es otro más de los conocimientos que debe tener un buen carpintero. Aprender a afilar los útiles manuales de carpintería como los formones o cepillos no es difícil y es esencial para conseguir resultados satisfactorios. En este breve artículo te hablo del afilado de las herramientas manuales de carpintería.

Introducción

Así como un leñador lleva consigo una lima redonda para afilar los dientes de la cadena de la motosierra, un buen carpintero ha de tener siempre a mano sus herramientas de afilado. Hay varios tipos de útiles para afilar herramientas de carpintería. Dos de los sistemas más comunes son las guías y piedras para afilar formones y la esmeriladora de banco.

Debido a su compleja geometría, el afilado de los dientes del disco de una sierra de mesa estacionaria o una sierra circular de mano es complicado y es mejor dejarlo en manos de expertos. Además, los dientes de tales discos están hechos, por lo general, con metales duros como el carburo de wolframio, por lo que permanecen mucho tiempo afilados. En cambio, el acero de las herramientas de mano se desafila rápidamente. Afortunadamente, a diferencia de los discos para máquinas eléctricas, afilar herramientas manuales de carpintería es muy fácil.

¿Qué es el afilado?

El filo se define como 'borde agudo y cortante de un objeto', mientras que afilar significa 'sacar filo a un objeto o afinar el que ya tiene'. Por tanto, podemos distinguir entre dos afilados:

  1. Afilado integral: cuando la herramienta está muy desgastada y se han perdido los ángulos (chaflanes, biseles) recreamos por completo su filo, partiendo desde cero
  2. Afinado o puesta a punto: este afilado es mucho más rápido que el anterior. Consiste en rectificar ligeramente la arista de corte para recuperar el filo de la herramienta

Afilar es eliminar progresivamente el acero sobrante de la herramienta por medio de abrasivos. Cuanto más pulido esté el acero de la cuchilla y menos imperfecciones tenga su filo, mejor cortará la herramienta: formón, cepillo, cuchilla rascadora, etcétera. Este grado de perfección se consigue de manera gradual, en primer lugar, con abrasivos más gruesos; en segundo lugar, con abrasivos de grano medio; y por último, con el grano más fino, para conseguir el pulido espejo.

¿Por qué hacen falta varios granos de abrasivo para obtener un buen afilado?

¿No se podría afilar directamente con el grano más fino? Por supuesto que sí, pero sería poco eficaz y antieconómico. Veamos un ejemplo.

Cuando se alisa una pared de gotelet, interesa reducir lo antes posible la irregularidad de la gota. Por eso, el primer paso consiste en lijar la pared con un abrasivo de grano grueso. Esta lija elimina las crestas, acorta la distancia hasta los valles y deja la pared plana, pero arañada. Para cubrir estas imperfecciones se aplica una pasta. El siguiente lijado se hace con un grano mucho más fino, puesto que la irregularidad de la pared ya se ha corregido de manera notable. Esta técnica es eficaz y económica. Por el contrario, si empezáramos directamente con el grano más fino se gastaría mucha lija y se tardaría mucho más en conseguir el acabado liso.

Al afilar una cuchilla de metal no se aporta material, solo se elimina, pero la idea es la misma. El desbaste progresivo con granos cada vez más finos elimina los arañazos y defectos que han dejado los abrasivos anteriores. Así sucesivamente, hasta conseguir un acabado muy liso y pulido. En el extremo de la cuchilla esto se traduce en una arista libre de valles, crestas o arañazos, es decir, en un borde muy agudo y cortante, el filo.

Herramientas para afilar formones y cepillos de carpintero

Para restaurar el filo se afila primero la herramienta con una esmeriladora de banco. Después, para conseguir el afinado final se continua con las piedras de afilar.

Esmeriladoras de banco

Una esmeriladora o rectificadora de banco es una herramienta eléctrica equipada con una o dos muelas abrasivas y un soporte para apoyar la cuchilla que va a ser afilada. Son máquinas potentes que se usan para desbastar rápidamente la herramienta de corte. Las hay de dos tipos: secas y húmedas.

Un calentamiento excesivo del acero destemplará la cuchilla y reducirá su dureza. Se requiere cierta habilidad y conocimientos para no sobrecalentar el metal de la herramienta de corte con la muela de una esmeriladora seca. Por este motivo, las mejores esmeriladoras abrasivas incluyen un tanque de agua que refrigera la muela y evita el sobrecalentamiento del metal. Se conocen como esmeriladoras húmedas.

Las muelas anchas de las esmeriladoras húmedas profesionales para carpintería facilitan el afilado de las hojas grandes de los cepillos de banco manuales. Además, disponen de soportes bien diseñados que ayudan a mantener el ángulo de inclinación correcto. El inconveniente de las esmeriladoras profesionales es que son poco asequibles para el aficionado al bricolaje. Por el contrario, algunas marcas baratas de esmeriladoras para afilar ofrecen herramientas más asequibles, como esta esmeriladora Ferm combinada:

Rectificadora en seco y húmedo

  • Con piedras de amolar en húmedo y en seco (grano 36 y grano 80) para distintas aplicaciones
  • Con un recubrimiento de lijado para la pieza para trabajar con comodidad
  • Con parachispas para un trabajo seguro
  • Con interruptor de protección para el polvo para una vida útil extra larga

Esta rectificadora incluye dos piedras de afilar: una seca (grano 36) y otra húmeda (grano 80), refrigerada con un tanque de agua. Esta máquina no incluye las guías de una esmeriladora profesional pero sí un pequeño soporte y un protector de chispas. Para el aficionado a la carpintería que busca afilar sus propias herramientas es una buena opción.

Un poco más avanzada es la afiladora de agua Scheppach Tiger 2500. Este modelo sí incluye una guía telescópica que facilita el desplazamiento horizontal de la cuchilla sobre la muela de afilar:

Scheppach TIGER 2500 - Afiladora de piedra mojada, 1 unidad, Azul / Plateado / Negro

  • Ideal para el uso profesional y en centros de formación.
  • Carcasa de acero pulverizado; motor e interruptor con protección contra salpicaduras.
  • Motor de inducción potente para un trabajo tranquilo y con baja vibración.
  • Muela de corindón blanco con óxido de aluminio para un resultado perfecto incluso con acero de dureza superior a 60HRC.

Todavía sin llegar a la calidad de las esmeriladoras profesionales encontramos esta rectificadora de la marca Triton. Una ventaja de esta rectificadora es que tiene un regulador de velocidad para ajustar la rotación de la muela abrasiva. Además, Triton ofrece muchos tipos de accesorios para afilar diferentes herramientas (se adquieren aparte).

Triton 949257 - Amoladora (tamaño, 120W)

  • Grindstone de diamante de alto grado con clasificador de piedra
  • Motor de inducción para un funcionamiento suave y duradero
  • Brazo de soporte y plantilla de borde cuadrado para mantener el ángulo de afilado correcto
  • Guía angular para medir y ajustar el bisel exacto de la hoja

Por último, si cuentas con un buen presupuesto y buscas una esmeriladora profesional, echa un vistazo a la Tormek T-8. Es una rectificadora profesional húmeda que sirve para afilar cuchillos y herramientas de carpintería que incluye una completa guía para establecer el ángulo del afilado.

Tormek T-8 máquina para molienda húmeda, 200 W

  • Con cierre rápido de la piedra con EzyLock
  • Motor para operaciones de larga duración, no requiere mantenimiento, silencioso sólo 54 dB.

Piedras y guías de afilar

Después de pasar por la esmeriladora, el siguiente paso para lograr ese filo perfecto es afinar la arista de corte en una piedra de grano fino. Echa un vistazo al artículo piedras y guías de afilar para aprender más sobre ello.

Conclusión y resumen

El afilado de los formones, gubias y cepillos forma parte de los conocimientos que debe tener el carpintero o aficionado a la carpintería. A diferencia de las herramientas de corte complejas como los discos de máquinas estacionarias o los serruchos de corte trasversal (muchos de los cuales no son afilables), las herramientas manuales se pueden afilar fácilmente si se cuenta con el equipo necesario.

Los dos útiles más usados para el afilado de herramientas de carpintería son la esmeriladora de banco y las piedras y guías de afilar. La esmeriladora eléctrica facilita el afilado integral (restauración completa del filo), al ser capaz de eliminar una gran cantidad de acero sin esfuerzo. Para el afinado final se pueden usar las piedras al agua con las guías deslizantes.

Deja un comentario