Amoladoras rectas para desbastar y pulir en sitios difíciles

La amoladora recta es una herramienta eléctrica que se usa para desbastar, lijar, pulir, bruñir, esculpir, cortar y tallar diferentes tipos de materiales como plástico, metal o madera.

Como su nombre indica, el portaccesorios de esta máquina está situado en la misma dirección que el husillo que parte del eje del motor, lo que la diferencia de la radial o amoladora angular, que lo tiene situado perpendicularmente.

Por sus propiedades, estas desbastadoras eléctricas son máquinas muy versátiles esenciales en muchos talleres e industrias metalúrgicas. Por ejemplo, las amoladoras rectas llegan bien a rincones a los que el disco de las amoladoras angulares no puede acceder.

Por otro lado, los aficionados al bricolaje también les sacan bastante partido, gracias a la inmensa variedad de tareas que pueden hacer con ellas (admiten todo tipo de accesorios).

Esta herramienta eléctrica se confude a veces con la multiherramienta rotativa (conocida coloquialmente como la Dremel), una máquina muy similar pero más pequeña y menos potente que está más indicada para uso doméstico, modelismo, maquetas, miniaturas, etc.

En mi opinión, una de las mejores amoladoras rectas en relación calidad precio es la amoladora Makita GD0601 de 400 W:

Amoladora recta Makita GD0601 400W Amoladora rectas Makita GD0601 de 400W y 6 mm

¿Qué amoladora recta comprar?

En relación calidad/precio, una de las mejores amoladoras rectas que podemos comprar es la Makita GD0601. Como sucede con otras herramientas, la marca japonesa Makita ofrece buenas prestaciones a un precio muy razonable. De hecho, es una de las más vendidas de Amazon, con más de 210 valoraciones, un 73% de puntuaciones positivas de cinco estrellas y una nota final de 4.5 estrellas sobre 5.

Si buscamos más calidad, podemos comprar la Bosch GGS 28 CE. Su precio es muy superior pero también lo son sus prestaciones. El motor tiene 250W extra de potencia (650W), incluye un embrague electrónico de seguridad —que desconecta la máquina en caso de bloqueo del husillo— y lo más importante, tiene regulador de velocidad. Esta amoladora profesional es apta para su uso intensivo en industrias y talleres y puede adaptarse al trabajo en todo tipo de materiales gracias al regulador de revoluciones (10000-28000 rpm).

Amoladora Makita GD0601 400W

Esta amoladora recta es prácticamente idéntica a la Makita GD0600: solo se diferencia en el diseño del interruptor (deslizante en la GD0601 y de pala en la GD0600). Se trata de una máquina de amolar muy robusta diseñada con un cabezal recto de aluminio completamente protegido y un sistema de evacuación del calor que aleja del usuario el flujo de aire. Además, está equipada con una tuerca cónica que evita arañar la pieza de trabajo.

Una de las características más interesantes de la Makita GD0601 es su potencia y durabilidad. El nuevo diseño del motor (400W) con barniz de protección en zig-zag y estator cubierto evita que el polvo llegue al interior del inducido y ocasione averías eléctricas. Además, el sistema de ventilación forzada refrigera de manera efectiva el bobinado evitando el sobrecalentamiento.

La amoladora Makita GD0601 de cabeza recta es una de las más valoradas en Amazon por los compradores. Las valoraciones y opiniones son muy positivas y su puntuación es de cuatro estrellas y media sobre cinco.

Características / Ficha técnica
  • Versión equivalente a la amoladora Makita GD0600 con un nuevo diseño de interruptor deslizante
  • Amoladora recta con husillo de 6 mm y potente motor de 400W
  • Motor completamente sellado para una protección efectiva contra el sobrecalentamiento
  • Incluye casquillo cónico de 6 mm, tuerca de apriete y dos llaves fijas de 13 mm
  • Flujo de ventilación forzado frontal que no proyecta el polvo a la cara del usuario
  • Carcasa robusta y empuñadura confortable para el uso a dos manos
  • Tuerca cónica que reduce el riesgo de arañazos en la pieza de trabajo
Amoladora recta Bosch Professional GGS 28 CE (650W, 10.000-28.000 rpm)

La Bosch GGS 28 Ce es una amoladora recta profesional de alta potencia con regulación electrónica de velocidad. Se trata de una herramienta ligera (1.4 kg), con un motor potente de 650W y un portacasquillos que acepta pinzas cónicas de hasta 8 mm de diámetro. El selector de velocidad permite regular la velocidad angular entre 10.000 y 28.000 rpm.

Respecto a otras amoladoras como la Makita GD0601, esta máquina aporta una mayor potencia (250W extra) y un sistema de arranque suave gracias al incremento progresivo de la corriente durante el inicio de la rotación. Además, es una amoladora más segura ya que incluye el sistema de protección KickBack Stop que desconecta la máquina ante cualquier bloqueo inesperado (mediante embrague electrónico).

Características / Ficha técnica
  • Amoladora recta GGS 28 CE 650 W
  • Incluye dos llaves de boca pinza de sujección 6 mm
  • Diseño compacto y ergonómico para todo tipo de trabajos de lijado
  • Potente motor de 650 Vatios con limitación de la corriente de arranque para un gran avance en el trabajo
  • Embrague electrónico KickBack Stop si detecta un bloqueo desconecta la máquina de inmediato
  • Bajo mantenimiento gracias a la escobillas de carbón mejoradas
  • Electrónica constante para un número de revoluciones estable incluso bajo carga

Un poco de historia sobre la amoladora recta

En inglés la amoladora recta es conocida como die grinder, literalmente: desbastadora de moldes. Su nombre hace referencia a uno de los primeros usos que recibió está máquina: el esculpido y vaciado de moldes fabricados a partir de piezas macizas de acero o fundición. Antes de la invención de las fresadoras, tornos y robots de control numérico (CNC), la amoladora recta se utilizaba en la industria para tallar, rectificar y redondear los moldes y troqueles, empleados en procesos de fabricación como el moldeo o la forja.

Así pues, el operario utilizaba la herramienta para tallar, de forma manual, los contornos interiores y exteriores de los moldes. La destreza y habilidades necesarias para hacer esta tarea eran, en parte, similares a las que posee un escultor. Con la llegada de la automatización y la introducción en el mercado de las máquinas-herramientas de control numérico (CNC), la amoladora recta dejó de utilizarse para esta aplicación.

Sin embargo, estas amoladoras continúan utilizandose para muchas otras tareas ya que se trata de una herramienta extremadamente versátil. En la cerrajería, carpintería, ebanistería y muchos otros gremios la die grinder se utiliza para cientos de procesos: corte de material, desbastado en zonas de difícil acceso (donde no llegamos con la amoladora angular), pulido de metales, trabajos de carrocería, etc. También es utilizada por los aficionados a hobbies como el modelismo para el rectificado de bordes, el tallado de ranuras o la realización de minúsculos agujeros con brocas de tamaño muy reducido.

Desbaste con amoladora recta en zona estrecha Desbaste en el interior de una pieza de acero mediante amoladora recta

Descripción general y características

El aspecto de una desbarbadora recta es similar al de una desbastadora angular, aunque su cuerpo es mucho más pequeño y es algo más alargada. Además, no necesariamente dispone de empuñadura auxiliar, algo que sí está presente en las máquinas angulares.

A diferencia de la radial, en la que casi siempre utilizamos discos, la amoladora recta nos ofrece una gama de herramientas y accesorios mucho más amplia: brocas, discos abrasivos de corte o pulido, cepillos metálicos, esponjas de pulido, muelas para desbastar, fresas de carburo de tungsteno, etc.

Debido a la gran variedad de útiles que podemos equipar en ellas, las amoladoras rectas utilizan diferentes tipos de casquillos cónicos que permiten el montaje de accesorios con vástago de diferentes diámetros. El cuello o collarín más utilizado es el de 1/4 de pulgada (6.35 mm) pero también se utilizan otros diámetros como el de 1/8 o el calibre métrico de 6 mm. En todo caso, el montaje del útil se hace mediante una tuerca roscada que oprime las paredes cónicas del portaccesorios. Esta tuerca puede estar moleteada, para apretarla a mano, o tener forma hexagonal, para cerrarla con la ayuda de una llave fija.

La desbarbadora recta es una máquina algo voluminosa que resulta fácil de sujetar incluso con guantes. Las mejores permiten orientar la salida del aire para que no nos proyecten el polvo en la cara. Por otro lado, su interruptor puede ser convencional (la máquina se para si lo soltamos) o bloqueante (la amoladora continua girando lo que permite un uso más cómodo en las sesiones de larga duración). Cuando la máquina viene equipada con un pulsador, y no con un interruptor deslizante, suele incorporar algún mecanismo de seguridad que evita su puesta en marcha accidental.

Tipos de pulsadores de una amoladora recta Dos tipos de pulsadores de la amoladora recta

Otro factor que distingue a esta máquina es la posibilidad de utilizarla junto con un eje flexible. Este eje, con aspecto de manguera, permite el acceso a lugares muy reducidos y estrechos en los que no entra ninguna otra herramienta.

Tipo de motor de las amoladoras rectas: eléctrico o neumático y número de RPM.

Hasta este momento, hemos dado por sentado que la desbarbadora recta es una máquina eléctrica pero no tiene porque ser así. De hecho, es muy común que las industrias utilicen la versión neumática de esta máquina, que funciona mediante aire comprimido. En tal caso la amoladora no dispone de cable eléctrico sino de un conector al que acoplamos la manguera de aire.

En cualquier caso, al margen de su alimentación, el motor de esta herramienta hace girar el husillo y el mandril portaccesorios a una velocidad aproximada de 25.000 rpm (revoluciones por minuto). Es importante tener esto en cuenta ya que no todos los accesorios soportan esta velocidad. Por ejemplo, no todas las brocas y discos de las herramientas rotativas domésticas tipo Dremel o Proxxon son compatibles con la amoladora recta.

Las versiones eléctricas pueden, o no, incluir un regulador electrónico de velocidad que limita el número de revoluciones de la máquina. Esto resulta de utilidad al trabajar con materiales sensibles a la temperatura elevada como el plástico o la madera, evitando así quemar la herramienta o la pieza de trabajo. Asimismo, algunos fabricantes disponen en su catálogo de amoladoras rectas con reductores de engranajes (velocidades mecánicas) que permiten multiplicar el par motor (torque) sacrificando la velocidad angular. En otras palabras, una mayor fuerza de giro a cambio de un menor número de revoluciones.

Usos y aplicaciones: ¿para qué sirve una amoladora recta?

La amoladora recta es una de esas herramientas que consideramos innecesaria por desconocer sus aplicaciones y que, una vez que nos acostumbramos a utilizarla, se vuelve imprescindible.

De hecho, la desbastadora recta es tan versátil que tiene cientos de utilidades:

  • Desbaste y pulido de piezas plásticas, metálicas o de madera
  • Calados y cajeados muy pequeños en piezas de madera maciza o tableros de aglomerado, contrachapado y OSB
  • Rectificado de piezas cerámicas o de fundición
  • Reparaciones en elementos de menaje de acero o fundición como sartenes, ollas, etc.
  • Tallado de ranuras en tornillos deteriorados para facilitar su extracción
  • Eliminación de rebabas en metales mediante el uso de fresas o muelas abrasivas
  • Limpieza y retirada de salpicaduras y proyecciones tras el proceso de soldadura
  • Pulido de metales como acero inoxidable, bronce, latón, cobre, aluminio mediante pulimento y esponjas o bonetes de pulidora
  • Lijado y eliminación de pinturas y barnices en grabados y tallas de madera

Además, la amoladora recta nos sirve para trabajar en lugares donde no podemos llegar con la radial angular. Y también para realizar aquellas operaciones intensivas o pesadas en las que la dremel se nos queda corta por falta de potencia.

Amoladora recta Dewalt Eliminación de salpicaduras de metal en un cordón de soldadura con una amoladora recta DeWALT

Ventajas frente a la amoladora neumática

Como ya se ha señalado, en el ámbito industrial es más frecuente el uso de amoladoras rectas neumáticas. La versión de aire es más robusta y duradera que la máquina eléctrica ya que su uso intensivo y las tareas pesadas no producen sobrecalentamientos en el motor eléctrico (ya que carecen de él).

Sin embargo, requieren compresores de aire comprimido y mangueras neumáticas que hacen más incómodo su uso. Además, cuando el compresor no está bien dimensionado para la tarea, nos vemos obligados a detener el trabajo y esperar a que el compresor se recupere para continuar con la operación. Por ello, la compra de una amoladora recta eléctrica resulta interesante para el usuario doméstico o en pequeños talleres.

Además de lo anterior, otra importante ventaja de la amoladora recta frente a la neumática es que es más silenciosa y, en muchos casos, más ligera y manejable. Asimismo, puesto que no necesita compresor, es más fácil de transportar, lo que resulta ideal para montajes en obra, instaladores, etc.

Diferencia entre las amoladoras domésticas y las profesionales

Como cualquier otra herramienta eléctrica, a la hora de comprar amoladoras rectas vamos a encontrar dos tipos: las baratas, indicadas para bricolaje y las profesionales, más caras pero más robustas y duraderas. ¿Cuáles son sus diferencias?

Desde el punto de vista funcional, la característica más destacable de una amoladora recta profesional es su ciclo de trabajo. Es decir, el tiempo máximo durante el cuál podremos utilizar la amoladora antes de que se sobrecaliente y debamos parar para que se enfríe. Las mejores máquinas, gracias a la refrigeración del motor, soportan el uso continuo. En cambio, las desbastadoras rectas de bricolaje se calientan enseguida y si insistimos en su uso, quemaremos el motor. De hecho, deberemos detener la máquina en cuanto apreciemos el típico olor a electrónica quemada, que procede del calentamiento del barniz aislante de los cables eléctricos del inducido.

Motor de amoladora recta Protección contra el sobrecalentamiento en una amoladora recta Makita

Para evitar las averías ocasionadas por el polvo y el sobrecalentamiento del motor, algunas marcas como Makita recubren el inducido con un barniz de sellado en zig-zag que evita que el polvo acceda al interior del bobinado. Casi todas las marcas profesionales utilizan un sistema de refrigeración permanente: unas aletas de plástico disipan el calor del motor al crear un flujo de aire cada vez que el motor comienza a rotar.

Por otro lado, una amoladora recta profesional nos transmite una gran sensación de robustez sin sacrificar su agilidad. O lo que es lo mismo, su carcasa resulta fácil y cómoda de sujetar y su peso es relativamente ligero. En los casos más extremos, los fabricantes de maquinaría nos ofrecen amoladoras de gran potencia que ofrecen un gran rendimiento. Estas máquinas disponen de un gran par motor (torque) y la calidad de sus componentes las hace sumamente confiables. Son las que utilizan los usuarios profesionales.

Un problema común, presente en las amoladoras de baja calidad es que su número de rpm no se ajusta a lo declarado por el fabricante. Por ejemplo, se señala que el giro en vacío de la herramienta es de 25000 rpm y o bien no las alcanza, o bien disminuye drásticamente su velocidad al entrar en carga.

El interruptor de accionamiento, una causa común de avería en estas máquinas debido a la presencia de polvo, es de mayor calidad en las máquinas profesionales. Además, el diseño del interruptor puede ofrecer características avanzadas como la posibilidad de bloqueo (para el trabajo en continuo) o un gatillo de seguridad que evita su puesta en marcha accidental al dejar la máquina sobre el banco de trabajo.

Finalmente, la longitud y la calidad del cable eléctrico también difieren entre los modelos de alta gama y los sencillos. Un cable robusto y largo frente a uno corto y más endeble en las amoladoras rectas profesionales o de bricolaje respectivamente.

Consideraciones al escoger los accesorios

A la hora de comprar los accesorios para una amoladora recta hay que tener en cuenta algunas consideraciones:

  • Velocidad soportada: no todos los accesorios son compatibles con cualquier máquina. Y viceversa. Existen accesorios que solo soportan una velocidad angular limitada (número de rpm). En tales casos, el fabricante indicará en el accesorio cuál es el máximo permitido para el útil. Igualmente, no todas las máquinas pueden equipar cualquier diámetro de accesorio. Cuanto mayor sea el diámetro del accesorio mayor potencia deberá tener la máquina. En el manual y en la ficha técnica se indicará el diámetro máximo admisible de los accesorios. Si no se respeta esta medida se puede o bien romper el accesorio o bien sobrecalentar el motor eléctrico de la amoladora recta.
  • Tipo de material: el material del accesorio influye en el rendimiento del trabajo. Por ejemplo, la retirada de rebabas se puede hacer tanto con muelas abrasivas como con fresas cortantes. Las segundas tienen la ventaja de que no se calientan ni desgastan tanto como las abrasivas.
  • Filos cortantes: las fresas de carburo se fabrican en dos estilos: de filo sencillo o doble. Para desbastar y eliminar rebabas en acero y fundición se pueden utilizar ambas. En cambio, para trabajos en aluminio, se recomiendan las fresas de un solo corte ya que tienen a embozarse menos.

Brocas, fresas, discos y otros accesorios para amoladoras rectas

A continuación describiremos algunos de los accesorios más comunmente utilizados en las amoladoras rectas: fresas de carburo, discos, piedras de amolar, discos de corte, etc.

Fresas de carburo para eliminar rebabas

Las pequeñas fresas rotativas de carburo de tungsteno, también llamado carburo de wolframio o widia, sirven para eliminar rebabas en metales. También se pueden utilizar en otros materiales, siempre y cuando la dureza del material sea igual o inferior a HRC70 (ensayo de dureza Rockwell).

Fresas amoladora carburo tungsteno Fresas para eliminar rebabas con la amoladora. Fabricadas con carburo de tungsteno

El carburo de tungsteno, debido a su elevada dureza, es capaz de rayar y penetrar en metales como el acero, cobre, aluminio, latón o fundición. Asimismo, puede tallar ranuras, suavizar bordes y contornos o grabar canales en algunos materiales pétreos como (mármoles y granitos), madera, plásticos, etc. El vástago de la fresa puede ser de un 1/4 de pulgada (~ 6.35 mm) o de 1/8 (~ 3 mm).

Las fresas con vástago de 3 mm de diámetro son muy baratas y compatatibles con las multiherramientas rotativas tipo dremel. Para poderlas acoplar sobre la amoladora recta se necesita disponer de un collarín de 1/4 de pulgada. En cambio, las fresas con vástago de 6 mm se pueden utilizar directamente. Son mucho más robustas y duraderas pero también más caras. Además de la eliminación de rebabas, se utilizan para otros trabajos de acabado fino: para tallar madera, retocar soldaduras, achaflanar, rectificar y desbarbar, elaborar joyas, trabajos de ingeniería, etc.

Muelas y discos abrasivos de esmeril

Las piedras de desbastar se fabrican con alumina (óxido de aluminio). La alumina es el principal constituyente de minerales como el corindón o el esmeril. El polvo de estos minerales se aglutina con un aglomerante (resina) y se moldea con la forma deseada alrededor de un eje o vástago de metal.

Las muelas abrasivas sirven para esmerilar, desbastar y pulir materiales cerámicos, piedra (mármol, granito), plásticos y metales (chapa de acero, cobre, aluminio). A la hora de comprar piedras de esmeril para la amoladora recta estás deben ser de alta resistencia: el material abrasivo debe estar firmemente unido al vástago. Además, tienen que ser concéntricas, es decir estar bien centradas y equilibradas respecto al eje, para evitar vibraciones durante su uso.

Muelas abrasivas de esmeril Muelas abrasivas de esmeril

Por su resistencia a las altas temperaturas, las muelas abrasivas de óxido de aluminio se utilizan en la industria para los procesos de pulido, acabado y mecanizado. Según su forma, las piedras de amolar pueden ser cónicas, troncocónicas, rectas, esféricas o planas. También existen formas especiales para el entallado de ranuras y la rectificación de contornos. Asimismo, se pueden comprar en forma de discos de diferente grosor (son más baratos). En tal caso, también tenemos que adquirir el mandril portadiscos (el disco queda fijado mediante una tuerca y tornillo).

Seguridad y medidas de prevención de riesgos al utilizar amoladoras rectas

En primer lugar, una diferencia importante a tener en cuenta entre la amoladora angular y la recta es que la última rara vez incluye un escudo o protector. Al trabajar con la amoladora, especialmente en trabajos con metal, la máquina proyecta partículas abrasivas al rojo vivo a gran velocidad y en todas las direcciones. Por este motivo, no solo es recomendable el uso de gafas de seguridad sino que también se recomienda el uso de protección para la cara, por ejemplo, una careta transparente.

También los accesorios no abrasivos, como los cepillos de alambre, proyectan sus hilos a medida que se desgastan. La protección resulta imprescindible: hay que tener en cuenta que la rotación angular de una amoladora recta es muy elevada.

Por otro lado, la amoladora recta es una máquina mucho más silenciosa que la radial convencional. El nivel de decibelios emitidos depende del material de trabajo. Por ello, el uso de protectores auditivos contra el ruido solo será necesario al trabajar con ciertos accesorios y materiales.

Como ya se ha señalado anteriormente, no se debe el diámetro máximo admisible del accesorio. Utilizar un accesorio endeble puede dar lugar a consecuencias como la rotura de discos, el doblado de los vástagos, etc. Los fabricantes recomiendan utilizar accesorios que soporten un número máximo de revoluciones por minuto (rpm) superior al de nuestra máquina.

Por último, se debe mantener en todo momento el control de la herramienta. La postura corporal debe ser cómoda y no forzada. Además, el uso de amoladoras rectas accionadas por pulsador y no por interruptor deslizante es algo más seguro ya que el motor se desconecta en cuanto soltamos el botón.

Para ampliar más información sobre el uso seguro de la amoladora se pueden seguir las notas técnicas de prevención de riesgos referentes al uso de amoladoras, publicadas por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT).

Tareas de mantenimiento en una amoladora recta

La amoladora recta requiere algunas labores de mantenimiento: las habituales de otras herramientas eléctricas como el taladro percutor. Esto es, la sustitución periódica de las escobillas de carbón y el soplado de las ranuras de ventilación.

Además, comprobaremos periódicamente el estado de los tornillos y apretaremos los que estén sueltos para evitar accidentes.

Preguntas más frecuentes

¿Es lo mismo una amoladora angular que una dremel (multiherramienta rotativa)?

Desde el punto de vista funcional sí, ya que sirve para lo mismo: desbastar, lijar, pulir, bruñir y cortar. Sin embargo, la dremel es una herramienta más pequeña, barata y orientada al uso doméstico mientras que las amoladoras rectas están enfocadas al uso industrial. Por eso, el motor de la amoladora es más potente y su carcasa es más robusta lo que resulta en una máquina algo más pesada pero más resistente y duradera.

Por el contrario, la mayoría de las multiherramientas rotativas incluyen reguladores electrónicos de velocidad, lo que no siempre sucede con las desbarbadoras rectas. Para algunos usuarios esto supone una mayor dificultad al controlar la máquina. Sin embargo, las radiales angulares tampoco suelen incluir el regulador y su uso no resulta complicado una vez que nos habituamos a usarla.

Desbarbadora recta DeWALT La amoladora recta es una máquina diseñada para utilizarse con ambas manos

Finalmente, mientras que la multiherramienta rotativa se puede controlar con una sola mano, este no siempre es el caso con las amoladoras rectas. De hecho, a menudo ofrecen la posibilidad de atornillar una empuñadura auxiliar en el cuerpo de la máquina

¿Por qué es tan elevado el número de revoluciones?

Las rpm de las amoladoras rectas son tan elevadas porque se utilizan con accesorios muy pequeños. Aunque el número de vueltas por minuto es muy elevado, en torno a 25000 rpm, la velocidad tangencial, esto es, la velocidad a la que el disco correría sobre la pieza de trabajo si lo dejaramos libre, es similar a la de una radial convencional.

En efecto, aunque en la amoladora ángular convencional la velocidad de rotación es de aproximadamente 11000 rpm, su disco es mucho mayor, lo que iguala la velocidad tangencial en ambas máquinas. Visualicemos una bicicleta frente a un triciclo de juguete: si ambos van a la misma velocidad, las ruedas pequeñas del tricilo giran más rápido (más velocidad angular) que las de la bicicleta, pero la velocidad lineal es equivalente.

En conclusión: la amoladora recta, al utilizar accesorios abrasivos, requiere una velocidad líneal de corte o desbaste muy alta para que estos hagan su función. Y puesto que el accesorio que equipa tiene un diámetro muy pequeño, debe compensarse mediante una rotación elevada.

¿Cómo se puede esculpir madera con una amoladora recta?

Se parte ajustando el tamaño de la pieza en bruto. Según el tamaño de la misma la ajustaremos mediante el uso de herramientas de poca precisión pero más eficientes como las sierras de sable o la motosierra. A continuación, podemos eliminar los sobrantes más toscos con un hacha o un bastrén o argallera. En las tareas de desbaste también podemos utilizar una lijadora de banda.

Cuando el volumen de la pieza se aproxime a la forma definitiva utilizaremos la amoladora recta para contornear y labrar los detalles más finos. Para esto se pueden utilizar fresas y puntas de diferentes formas (afiladas, redondeadas, cilíndricas). Para los detalles más pequeños, la multiherramienta rotativa puede ser más adecuada ya que incluye regulador de velocidad y es más compacta y manejable.

¿Qué tipo de interruptor utilizan las amoladoras rectas?

Los hay de dos tipos: los deslizantes y los de pulsación. Los pulsadores son más seguros pero más incómodos: tenemos que mantener la presión sobre ellos para que el motor gire. Con los interruptores deslizantes sucede lo opuesto: son más cómodos, pero más peligrosos: si perdemos el control de la máquina, esta continuará girando.

¿Se puede conectar a un pedal regulador de velocidad?

Esta es una pregunta muy recurrente. En principio, no es posible hacerlo. La mayoría de los fabricantes lo desaconsejan ya que puede ser causa de avería en el motor, el cual no está preparado para girar a un menor número de vueltas y ofrecer la fuerza torsional necesaria para la tarea de desbaste.

¿Cuáles son las mejores marcas de amoladoras rectas?

La japonesa Makita es una de las marcas con mejor relación calidad precio. Las amoladoras profesionales de la marca Bosch Professional son algo más caras pero ofrecen un mayor nivel de prestaciones. Con precios muy similares podemos comprar otras marcas profesionales como DeWALT, AEG, Hitachi, Milwaukee o Metabo. Si buscamos máquinas más baratas, enfocadas al uso doméstico, tendremos que escoger amoladoras rectas de marcas como Silverline, Tacklife o Stayer.

¿Dónde comprar amoladoras rectas?

Esta herramienta se puede comprar físicamente o por internet. Por un lado, las podemos comprar online por internet, en tiendas de comercio electrónico como Amazon. Es donde encontraremos la mayor variedad de modelos y marcas: desde las más baratas para el bricolaje hasta las amoladoras rectas de alta gama para el uso profesional. También encontraremos amoladoras rectas a batería.

En Amazon también encontraremos la versión grande de la amoladoras rectas frontal. Se trata de una herramienta más pesada y voluminosa, enfocada exclusivamente al uso profesional. Estas son similares a las radiales, de hecho, también incluyen un protector de media luna, su disco es algo más grande (150 mm). En estas máquinas la velocidad de rotación es muy inferior (5600 rpm) ya que el mayor diámetro de disco aumenta la velocidad tangencial de corte.

En tienda física, la desbarbadora recta, al ser una herramienta de uso menos común que el taladro o la radial es algo más difícil de encontrar. Aún así, debido a su versatilidad siempre se puede comprar algun modelo básico de amoladora recta en la mayoría de ferreterías. También las podemos comprar en centros de construcción y bricolaje como Leroy Merlin, Bricodepot o Bricomart, o Bauhaus, y por supuesto, en ferreterías especializadas o tiendas de maquinaria.

Por último, en supermercados como Lidl también se pueden encontrar versiones muy baratas de multiherramientas rotativas (amoladoras Parkside). Estas máquinas son la versión doméstica de las amoladoras angulares y solo se deben utilizar para tareas ligeras ya que su potencia es muy limitada.

¿Qué es el carburo de tungsteno?

Las fresas para desbarbar están fabricadas con carburo de tungsteno. El tungsteno también se conoce como wolframio en honor a su descubridor, Peter Woulfe. Se trata de un material muy duro capaz que soporta bien las altas temperaturas y que se mantiene afilado durante mucho más tiempo (en comparación con otros materiales como el acero rápido).

Debido a su dureza, el carburo de tungsteno es uno de los materiales más utilizados para fabricar herramientas cortantes como fresas, brocas o los dientes de los discos de corte de las ingletadoras y sierras circulares para madera. Los útiles de carburo sirven para desbarbar y rectificar todo tipo de materiales: desde cerámica hasta plásticos pasando por maderas duras, piedra o metales (aluminio, acero, bronce y otros).

¿Qué formas tienen las fresas de carburo de tungsteno?

Hay una gran variedad de formas dependiendo de la tarea a realizar.

Formas fresas carburo tungsteno para amoladoras rectas Formas estándar de las fresas de carburo de tungsteno para amoladoras y herramientas rotatorias

Fresa SA
Las fresas cilíndricas SA son buenas para contornear y rectificar paredes planas.
Fresa SB
Muy similar a la SB pero la base del cilindro también es cortante. Son perfectas trabajar simultáneamente esquinas dispuestas en ángulo recto.
Fresa SC
Esta fresa es cilíndrica pero con cabeza esférica. Combina las ventajas de las fresas cilíndricas de carburo SA y SB, y las esféricas SD. Perfectas para dejar acabados redondeados en esquinas rectas.
Fresa SD
De forma esférica. Útiles para tallar ranuras de fondo semicircular. También se utilizan para tallas en madera y grabados en metal.
Fresa SE
Con forma de huevo (ovaladas). Para trabajos de acabado y rectificado en interiores curvos.
Fresa SF
Es algo más alargada y puntiaguda que la SE. También se utiliza para suavizar bordes curvos.
Fresa SG
Aún más puntiaguda y afilada que la SF. Es muy útil para llegar a las ranuras estrechas de los engranajes y otras cavidades angulosas.
Fresa SH
Con forma de llama. Esta fresa de carburo es muy similar a la SF pero sus laterales son algo más convexos.
Fresa SJ
Se utiliza para tallar ranuras en V. Su ángulo es de 60 grados.
Fresa SK
Ídem que la anterior pero con ángulo recto (90 grados).
Fresa SL
Ideal redondear superficies y aristas, cavidades estrechas y otros lugares de difícil acceso.
Fresa SM
Fresa cónica que se utiliza para rectificar bordes, lugares profundos y acabados superficiales.
Fresa SN
Con forma de cono invertido, es perfecta para tallar ranuras con forma de cola de milano y para chaflanes inversos.

¿Cómo se puede evitar que se emboce la fresa al trabajar con la amoladora?

Al desbastar metales blandos como el aluminio es muy común que las fresas se embocen y pierdan su eficacia. Se puede evitar utilizando fresas simples (de un solo corte) y lubricando el útil con cera. También se recomienda tener cerca una cuchilla o un cepillo de alambre para poder desembozar la fresa a medida que esta se vaya saturando.

Comentarios

Carlos Hola, buenas!! Muy buen artículo, solo me faltaria un apartado explicando precauciones para utilizar el eje flexible, o motivos que podrian llevar a romperse. PD. Me ha pasado dos veces y en principio creo que lo adapto bien a la amoladora, pero al estar bastantes horas utilizandolo se jode el eje y no transmite la potencia de la amoladora a la fresa que hay en la extensión.
Tecnitool Hola Carlos: Muchas gracias por la valoración y por comentar tu experiencia. Voy a investigar lo que dices y en cuanto sepa algo lo actualizo. Saludos.
Tecnitool Carlos:

¿Se calienta mucho la camisa del cable? ¿Flexionas el cable en curvas muy cerradas?

Como dices que se rompe después de varias horas pienso que deber ser un problema de sobrecalentamiento. Superar la velocidad máxima del cable, un esfuerzo de torsión alto y curvas muy cerradas (que producen más fricción en los hilos de acero) son posibles causas de averías.

Si me dices qué tipo de fresa estás usando, diámetro, revoluciones y calidad/marca del cable, tal vez te pueda ayudar. Echa un vistazo también a: https://www.tecnitool.es/eje-flexible-para-taladro-atornillador-y-amoladora-recta/, tal vez te sea útil.

Saludos.

Deja un comentario