caja de herramientas para guardar útiles de mano y materiales de bricolaje

Guía para comprar la mejor caja de herramientas

Sin importar si la va a usar el profesional en el desempeño de su oficio —electricidad, fontantería, carpintería, servicio técnico— o el manitas en las inevitables, y a veces imprevisibles, reparaciones del hogar, la caja de herramientas vacía es primordial para organizar los útiles fundamentales de la tarea en cuestión. Como es obvio, también para llevarlos.

¿Qué caja de herramientas comprar? De entrada, la caja de herramientas perfecta no existe, eso está claro. La caja que considera útil una persona para organizar sus bártulos quizás sea de poco provecho para otra. Por eso no es fácil comprarla, cuanto menos si se trata de la primera caja de herramientas.

El objetivo de esta guía informativa es, por tanto, ayudarte a elegir la mejor caja de herramientas según tu presupuesto y acorde a tus necesidades. Pero, antes de entrar en materia, un pequeño apunte. Hemos dedicado su propio artículo al maletín completo con herramienta de bricolaje, es decir, a la caja llena, y a las cajas con ruedas y cajones. ¡Basta de cháchara! Vamos al caso.

Guía para comprar la caja de herramientas

¿Por qué es importante comprar una buena caja de herramientas?

¿Puede el hábil carpintero serrar rectamente una madera sin un buen serrucho? ¿Es posible, acaso, extraer un tornillo difícil con un destornillador mediocre? Las herramientas de calidad no son baratas... pero las herramientas baratas carecen de calidad.

Para empezar, nadie pone en duda la importancia de las herramientas. Además, eléctricas o manuales, estas revelan el carácter de su propietario ya que, para comprar las mejores, es crucial separar el grano de la paja. El manitas con experiencia selecciona herramientas de calidad y huye, como de la peste, de cachivaches de dudosa fiabilidad. En suma, la herramienta de calidad se paga.

Por eso, es importante comprar una buena caja herramental para nuestros preciados instrumentos. Como una herramienta más, pues al fin y al cabo se trata de un 'utensilio que sirve para un fin', la caja almacena y protege el utillaje del mecánico, los medios del albañil, las herramientas del electricista y el fontanero, o el simple kit de bricolaje del manitas, por una parte. Por otra, resulta esencial para llevar estos útiles al lugar de trabajo.

Así pues, es menester dar en la diana al comprar la caja de herramientas. Por así decirlo, esta metaherramienta constituye la morada de nuestro aparejo.

Definición, rasgos y características de la caja de herramientas

La Wikipedia define así la caja de herramientas:

Continente que permite organizar, proteger y transportar un juego de herramientas.

Este contenedor portátil de útiles suele adoptar forma de caja, de ahí su nombre, pero también de arcón, baúl, cofre con cajones, estuche, cesta, bolsa, maletín, maleta, etcétera.

He aquí una caja de madera con herramientas de carpintería:

Antigua caja de herramientas de madera con útiles de carpintería Antigua caja de herramientas de madera útiles de carpintería: serruchos, llaves fijas, cepillos, escofinas, formones...

La caja de herramientas de madera, antaño presente en multitud de oficios, y predominante a principios del siglo XIX, apenas se usa hoy. La madera ha resucitado, sin embargo, como carcasa protectora de utillaje de precisión para mecanizado, mecánica y metrología. Además, algunos aficionados al bricolaje y la carpintería apuestan por este material al embarcarse en proyectos como fabricar su propia caja de herramientas casera.

Hoy, sin embargo, la caja de herramientas más común consiste en una caja de plástico portátil con tapa, bisagras, cierres, asa y, a veces, un par de anillas para asegurarla con candado. El modelo típico incluye, además, una bandeja extraíble que descansa sobre pestañas dispuestas bajo el borde de la caja.

Dicha bandeja sirve para organizar pequeños útiles y accesorios de ferretería como tornillos, clavos o tacos de expansión. Bajo ella se guardan el resto de las herramientas, en el compartimento principal.

Sirvan los ejemplos anteriores para introducir la siguiente sección, en la cual exploraremos varios tipos de cajas de herramientas, según su material.

Tipos de caja de herramientas

Qué caja de herramientas comprar es algo que depende no solo de las necesidades del usuario, sino también del presupuesto. Y el precio de una caja de herramientas depende, a su vez, del material con que está hecha.

Las cajas comerciales para herramientas más habituales son de metal, tela o plástico. Como es de esperar, cada material tiene sus pros y sus contras. Así que vamos a explorar esta cuestión.

Caja de herramientas de acero

Dinero bien invertido. Comprar una caja de herramientas de metal parece sin duda una buena idea pero, ojo, quizás no lo sea... La tradicional caja de acero es robusta, dura. Esa es su mayor ventaja.

La caja de herramientas de acero es apta para guardar los útiles de cualquier oficio. Entre los modelos, destaca la desplegable en voladizo, es decir: la caja cantiléver.

Con un diseño digno de aplauso, que comunica las bandejas con la base por parejas de pletinas dispuestas en diagonal, la caja cantiléver expone todas sus herramientas al abrirla. Encontrar el útil que se busca resulta, así, muy pero que muy fácil.

Sin embargo, la cantiléver no es una caja de herramientas apta para todo el mundo. Tiene algunas desventajas... Una: es pesada. Dos: se araña por el roce de las herramientas. Tres: no soporta bien la corrosión.

El acero pintado, material por excelencia usado por los fabricantes de cajas de herramientas metálicas, es sin duda resistente. Pero también es muy pesado. Al combinar el peso de las herramientas con el de la propia caja, resulta una carga difícil de transportar.

Por otro lado, la chapa de acero es vulnerable a la corrosión. La condensación de la humedad ambiental deposita sobre las frías paredes de la caja minúsculas gotitas de agua que oxidan a la larga el metal. Por descontado, si no haces nada por impedirlo, en contacto con el óxido tu preciada herramienta terminará por oxidarse. Ni siquiera las herramientas de acero inoxidable se salvan.

En tal caso, ¿es buena idea comprar una caja de herramientas cantiléver? Lo es siempre que el peso no sea un impedimento. Pero, cuidado con el óxido al guardarla en estancias mal ventiladas y sin calefactar, como trasteros y garajes.

Caja de herramientas de metal tipo cantilever La caja cantiléver de chapa pintada con bandejas en voladizo es un tipo común de caja de herramientas de metal

A pesar de lo dicho, la caja de herramientas metálica sigue siendo una de las favoritas de muchos manitas por la resistencia de sus bisagras. Y por el doble asa que recorre la caja de lado a lado. Asa que facilita el transporte y sirve, a su vez, para plegar y desplegar los compartimentos.

Caja de herramientas metálica Mannesman 430×200×200 mm

  • Caja de herramientas de metal para almacenar y organizar herramientas
  • Con 5 compartimientos desmontables
  • Bloqueable con un candad
  • Hecho de chapa de acero, versión pintada

Antes de pasar al plástico, parece oportuno dedicar unas breves palabras a la caja de herramientas de aluminio. Por cierto, ¿sabías que el aluminio es el metal más abundante de la corteza terrestre?

Caja de herramientas de aluminio

Por su ligereza, la caja de herramientas escogida por muchos profesionales. La caja de herramientas de aluminio no es barata. Hace falta contar con un presupuesto holgado para comprarla. Sin embargo, sus pros compensan la inversión económica.

El aluminio es un metal ligero, en concreto, pesa tres veces menos que el hierro. De resultas, la caja de herramientas de aluminio pesa mucho menos que la de acero.

Además, a la caja de herramientas de aluminio no le afecta la corrosión. Y, puesto que el interior muchas veces va acolchado con goma o espuma, el riesgo de oxidación es mínimo (por ser materiales aislantes que dificultan la condensación).

Maletín de aluminio con herramientas de cerrajería Cerrajero trabajando junto a una caja de herramientas profesional de aluminio

¿Significa todo lo anterior que la mejor caja de herramientas es la de aluminio? ¿Debería comprar esta caja? Depende. Sin duda es una gran alternativa a la caja de bandejas voladizas. Pero evalúa bien si se adapta a tus necesidades.

Las cajas de herramientas de aluminio las hay de varios tipos. ¿Prefieres un maletín de herramientas de aluminio de mano? ¿O una maleta con ruedas y asa telescópica?

El aviador, filósofo y escritor francés Antoine de Saint-Exupéry, autor de El Principito, dijo una vez:

Lo esencial es invisible a los ojos.

No la juzgues solamente por su exterior; el interior de la caja de herramientas de aluminio también es importante. Hay cajas diafánas, con gomaespuma recortable para adaptarla a la forma y la medida de los instrumentos. Y cajas con bolsillos y bandejas móviles, como las hojas de un libro, que cuentan con cintas elásticas para organizar cada una de tus herramientas.

Maletín de herramientas reforzado de aluminio Meister 9095130 (395 × 300 × 130 mm)

  • Dimensiones: 395x300x130 mm
  • Con marco de aluminio y esquinas reforzadas
  • Compartimentos de agarre y subdivisión ajustable
  • Cerraduras giratoria con llave (2 llaves)

¡Vamos ahora con las cajas herramentales de plástico!

Caja de herramientas de plástico

El plástico es un material ligero, sobra decirlo. Como bien sabemos, es un material que no se oxida. Además, la humedad del ambiente no se condensa sobre la superficie, por su tacto cálido. No obstante, no tiene la resistencia del metal. Tampoco su rigidez.

Por consiguiente, si guardas útiles pesados en una caja de herramientas de plástico mediocre, se deformará. Si las paredes se abomban, por ejemplo, la bandeja extraíble deja de asentar bien en los soportes. ¿Y la tapa? Te costará cerrarla.

Por tanto, si vas a comprar una caja de herramientas de plástico, ¡has de mirarla con lupa!

Caja de herramientas con cierres metálicos Tayg 500-E (500 × 295 × 270 mm)

  • Caja herramientas nº 500-E

La calidad de una caja de herramientas de plástico queda patente en muchos aspectos. Sobre todo, fíjate en el asa, el sistema de cierre y las bisagras (si las incluye). Mejor cierres metálicos que de plástico.

Por lo que se refiere a las cajas sin bisagras, es decir, aquellas cuya tapa bascula sobre el plástico plegado de la pared trasera, no son de fiar. ¡Huye de ellas, insensato! Existen buenas cajas de herramientas de plástico... ¡pero esas en concreto se rompen a la primera de cambio!

Si vas a adquirir una caja de plástico vacía para tus herramientas, un último consejo. Las de paredes lisas tienden a deformarse más que aquellas con nervios de refuerzo, ranuras o cambios de forma en sus paredes.

Caja de herramientas de plástico Navaris, organizador con 1 cierre de acero y capacidad 19 l (41 × 24 × 22.3 cm)

  • Organización: Mantén tus herramientas y accesorios de bricolaje a mano. En la bandeja extraible podrás poner todas las herramientas que más utilices. Es ideal tanto para manitas profesionales como para principiantes.
  • Almacenaje: Gracias a su gran tamaño podrás guardar todo tipo de utensilios. El asa integrada hará que sea más fácil transportar las herramientas a tu zona de trabajo.
  • Tamaño: La caja rectangular mide 40.6 x 23.8 x 22CM y tiene una capacidad de 19 litros.
  • Cierre de seguridad: El cierre de acero en la parte delantera previene que tus piezas se escapen de la caja organizadora incluso si se cae al suelo.

De tanto hablar de cajas... la mente se vuelve cuadriculada. Cambiando de tema, ¿qué tal si ahora analizamos alternativas flexibles a la caja de herramientas rígida? Vamos con bolsas de herramientas de tela.

Bolsa de herramientas de tela

Hoy las bolsas de herramientas de tejido sintético antidesgaste sustituyen a las bolsas de cuero y lona de ayer. Soberbias por su ligereza, estas bolsas de herramientas necesitan una mínima estructura para ser cómodas. De lo contrario, colapsan cuando están semivacías. Encontrar, entonces, la herramienta buscada se complica sobremanera.

Bolsa de herramientas de tela con estructura metálica Bolsa de herramientas de tela con estructura metálica y bolsillos exteriores

Para dar estructura a la bolsa, el herramental de tela dispone a veces de nervios rígidos bajo el suelo. Los fabricantes de bolsas también recurren a bases rígidas de plástico o cartón plastificado. Asimismo, marcos de alambre en la tapa y refuerzos bordados en las aristas aportan un extra de rigidez a la bolsa. En definitiva, cuanto más se asemeje la bolsa a una caja rígida, más fácil será encontrar las herramientas. Y todo ello se completa con multitud de bolsillos interiores/exteriores para organizar el material. Stanley ofrece multitud de bolsas de este tipo.

Bolsa para herramientas grande con cremallera 45 × 27.5cm × 23.5 cm con base reforzada Stanley 1-96-183

  • Base de plástico reforzada para mayor durabilidad
  • Tejido muy resistente 600X600 denier
  • Asa ajustable para mayor comodidad
  • Esquinas reforzadas para aumentar la solidez de la bolsa

Bolsa de herramientas rígida con ruedas Stanley 1-97-515 (44.5×25.5×42 cm)

  • Dispone de asa telescópica metálica y ruedas
  • Estructura rígida que facilita la abertura y el acceso a las herramientas
  • Múltiples compartimentos internos y externos que permiten una mejor ordenación
  • Compartimento interno transparente para la ordenación de documentos

Algunos consejos para organizar las herramientas en tu caja

Después de comprar una caja de herramientas vacía, y unas herramientas manuales básicas para llenarla, llega el momento de organizar todo. De primeras, hay que resistir la tentación de hacerlo a la virulé. El tiempo invertido en ordenar los útiles se recupera más pronto que tarde: es inestimable saber que el utensilio que buscamos está en su sitio.

Así pues, he aquí unos consejos para organizar tu caja de herramientas:

  1. Guarda el metro en un lugar accesible. Por la frecuencia de uso, las bandejas superiores de la caja cantiléver o los bolsillos exteriores de la bolsa de tela son lugares muy apropiados para la cinta métrica
  2. Las herramientas más pesadas, a la base de la caja. Si vas a comprar una caja en voladizo, el amplio compartimento de la base es por su anchura ideal para guardar macetas, martillos, llaves inglesas, grifas... Además, esta carga lastra la caja, la estabiliza y previene que vuelque al desplegarla, pues la caja cantiléver se rige, como la viga de igual nombre, por la ley de la palanca
  3. Siempre es útil guardar pequeño material de ferretería en la caja de herramientas. Para poner las cosas fáciles, usa bolsas de plástico, frascos de especias o cajitas metálicas de té o caramelos para almacenar tornillos, clavos, tacos, tuercas, brocas, remaches...
  4. ¿Cuánto tiempo pasas afilando tus herramientas de carpintería? Protege el filo de los formones con protectores de plástico y guarda los cepillos en una bolsa de tela para evitar que los roces y golpes con el resto de herramientas dañen el filo de la hoja
  5. Por el mismo motivo, guarda los serruchos de pladur y los cuchillos de electricista en su funda. ¡Ah! Y retrae siempre la cuchilla del cúter
  6. Cuidado con los cepillos de púas metálicas, rascadores de cuchilla, punzones. Si están revueltos con el resto de útiles, pueden causar un accidente
  7. Una bolsa enrollable de tela es la mejor forma de tener a mano las llaves fijas
  8. La cinta elástica o de velcro que algunas bolsas de herramientas tienen en la parte superior sirve para llevar el nivel de burbuja
  9. Mechero, cuerda, linterna, lápiz y rotulador permanente son objetos que no deben faltar en ninguna caja de herramientas. Guárdalos en un bolsillo o en la bandeja intermedia

Fabricantes y marcas de cajas de herramientas

Aunque el propósito de esta guía de compra de cajas de herramientas no es el de analizar a fondo los fabricantes de este producto, haremos una breve reseña de cuatro conocidas marcas: Tayg, Stanley, Bosch y Bahco.

Tayg

Industrias Tayg es un fabricante español de productos de ferretería, entre los cuales destacan las gavetas apilables azules que encontramos en algunos talleres y tiendas de reparación de electrodomésticos y aparatos de tecnología, donde se organizan tornillos, componentes de electrónica, y diversos elementos y materiales de bricolaje.

Para transportar herramientas, en concreto, Tayg ofrece bolsas de poliéster, cajas de plástico, organizadores, mochilas y cinturones. También vende maletines universales para herramientas eléctricas.

Tayg 141003 - Maleta herramientas n. 41

Stanley

Fundada en 1843, Stanley Black & Decker es una empresa dedicada al comercio de herramientas eléctricas y manuales, que presume, por ejemplo, de haber inventado las escofinas Surform. Gracias a los orificios perforados en la hoja, sistema también usado en algunos cepillos de carpintero, esta escofina desbasta madera rápidamente sin embotarse.

Este fabricante americano ofrece sistemas de almacenamiento de herramientas para talleres, arcones rodantes de alta capacidad, cajas y bolsas de herramientas. Su catálogo, asimismo, incluye fundas y cinturones para herramientas.

STANLEY STST1-73615 Bolsa para Herramientas Profunda de Tapa Plana 14 Pulgadas (34cm)

  • Bolsa profunda de tapa plana diseñada en una tela de poliéster muy resistente (denier de 600 x 600) y con soporte de plástico en la base para proteger de la suciedad

Bosch

Por todo el mundo conocida por sus herramientas eléctricas, Bosch nació en Stuttgart, a finales del siglo XIX. En concreto, el industrial, ingeniero e inventor alemán Robert Bosch fundo la compañía en el año 1886. Su nombre entonces era Taller de mecánica de precisión e ingeniería eléctrica.

Precisamente, las cajas de herramientas del que es uno de los principales fabricantes de taladros y martillos perforadores, amoladoras angulares, sierras, etc., están diseñadas para guardar estas máquinas eléctricas con sus correspondientes accesorios: brocas, discos, hojas... Tanto las cajas de plástico tipo L-BOXX —apilables y enlazables— como las bolsas de poliéster de Bosch son útiles para llevar el taladro o la lijadora eléctrica, pero también herramienta de mano.

Las cajas de herramientas Bosch no son baratas pero sí de buena calidad, pues pertenecen a la gama azul (enfocada a profesionales). A todo esto, Robert Bosch fue el inventor de la bujía de ignición, la patentó en 1902...

Bosch Professional L-BOXX 238 - Maletín para herramienta (volumen de carga 27,4 L, material de plástico ABS)

  • Incluye: Maletin L-BOXX 238
  • Solución mejorada de almacenamiento y transporte en el marco del sistema de movilidad de bosch
  • Apertura fácil de cajas apiladas y mecanismo mejorado de clic para un manejo conveniente de L-BOXX
  • Total flexibilidad gracias a la gran compatibilidad con todas las variantes de l-boxx e inserciones para herramientas

Bosch Professional - Bolsa para herramrientas (talla Medium, 48x30x28 cm, azul)

  • Polyester 600 d pvc
  • 48x30x28 cm
  • 3 bolsillos externos y 5 internos
  • Tamaño medio

Bahco

Quien busque una caja metálica para herramienta de albañil, como las de antaño, en gruesa chapa de acero, con nervios de refuerzo, y revestida en madera contrachapada en el interior como protección frente a la humedad, la encontrará en el catálogo de Bahco.

Surge en Suecia, a finales del siglo XIX, Bahco, la marca del pez y el anzuelo, si bien no se llamó como tal hasta 1916. Con acero Bessemer, previamente usado en anzuelos de pesca, Bahco fabrica sus primeras hojas de sierra.

Pionera, por tanto, en el uso del acero, no es de extrañar que la marca sueca disponga de un inmenso surtido de cajas de herramientas metálicas. Entre ellas, además de la mencionada, se hallan cajoneras metálicas portátiles y para talleres, cajas de herramientas con ruedas, y varios tamaños de caja cantiléver.

Bahco 3149-OR BH3149-OR

Colofón

Depender de las herramientas distingue al homo sapiens de otros primates. Los paleoantropólogos debaten cuándo apareció este rasgo del ser humano. En un estudio publicado en la revista Proceedings de la Academia Estadounidense de Ciencias, se indica que las herramientas más antiguas encontradas hasta el momento podrían ser las que aparecieron en 2013 en una zona desértica del sur de Etiopía (Bokol Dora), con 2.6 millones de años de antigüedad. Esta prehistórica caja de herramientas era... de piedra. ¡Estaría bueno que fuera de plástico!

Hoy usamos las herramientas, unas veces, de manera estacionaria. Por ejemplo, en los bancos de trabajo. Cuelgan, entonces, a la vista de los ganchos del panel, quizás con una silueta trazada alrededor con rotulador permanente, que nos recuerda su posición. O bien las organizamos en los cajones. Ejemplos de ello son los carros y cajoneras para herramientas de taller. Pero otras veces, en cambio, llevamos las herramientas al lugar de trabajo.

En tal caso, el objetivo de la caja de herramientas (vacía) es doble: (1) organizar y (2) transportar los útiles. Caja, bolsa, maletín o maleta; acero, aluminio, plástico o poliéster; la elección de la caja de herramientas es tan personal como su propio contenido. De ella depende mantener en buen estado el útil que precisamos y brindárnoslo sin demora. Por lo tanto, comprar la caja de herramientas perfecta no es cosa del azar. Hay que poner los cinco sentidos en ello: acertar con la elección es capital.

Deja un comentario