Cepillos de carpintero manuales

Introducción

La maquinaria eléctrica para madera es cada vez más asequible. Sin embargo, las herramientas manuales de carpintería no solo no desaparecen, sino que ocupan una buena parte en nuestro taller de carpintería. ¿Por qué ibas a querer comprar un cepillo manual para madera? Por el placer que supone usarlos. Las herramientas de mano de carpintería tienen un encanto especial. Además, el acabado liso y pulido, pero rústico, que dejan en la pieza de madera es incomparable al de una cepilladora eléctrica.

Por otro lado, los cepillos eléctricos para madera son muy útiles para eliminar rápidamente grandes cantidades de madera. Sin embargo, cepillar madera con un cepillo manual, además de ser más gratificante, también es más preciso, en algunas ocasiones. Conocido también como garlopa o guillame, el cepillo tradicional de carpintero es una herramienta esencial para carpinteros profesionales o aficionados. De hecho, los talleres de ebanistería y carpintería son fácilmente reconocibles por el típico sonido que hacela cuchilla al deslizarse sobre la madera.

Si tienes bien ajustado tu cepillo manual de madera, la madera quedará lista para su barnizado o aceitado. En la mayoría de los casos, ni siquiera tendrás que pasar la lijadora. Por supuesto, el uso de un cepillo manual requiere cierta destreza pero el sentimiento de satisfacción personal que tendrás al dominar su técnica es algo inigualable. Incluso su afilado y puesta a punto te garantizará horas de puro entretenimiento. En esta guía de compra te contamos todo lo que necesitas saber para escoger tu cepillo de carpintero.

Cepillos manuales para carpintería

Las partes de un cepillo manual de madera

Para comprar el cepillo correcto, resulta vital comprender y conocer sus partes. Si esta herramienta silenciosa es tan efectiva, sin duda es gracias a su diseño. La garlopa manual de carpintería está formada por las siguientes piezas:

  • La suela del cepillo: su superficie debe hallarse perfectamente plana y recta para el correcto funcionamiento del cepillo. Puede estar fabricada con fundición o con maderas muy duras (deben ser resistentes al desgaste).
  • Boca: se llama así a la abertura que existe en la suela. Por la boca asoma la cuchilla y es la que permite que las virutas se deslicen al exterior al cepillar la madera. Sobre la boca se montan la cuchilla, la contracuchilla y la cuña.
  • Ruletas de ajuste: casi todos los cepillos incluyen dos tuercas moleteadas en latón u otro metal que permiten regular el desplazamiento lateral de la cuchilla y el ajuste en profundidad de la hoja. La cuchilla debe estar perfectamente paralela respecto a la boca del cepillo. Asimismo, la proyección de la hoja (ajuste del cepillo) debe ser la correcta para que seamos capaces de sacar virutas gruesas y largas.
  • Contracuchilla y cuña: se trata de un bloque desmontable que va montado sobre el cuerpo del cepillo. Para limpiar y/o afilar la cuchilla hay que desatornillar o retirar la cuña que oprime la contracuchilla.
  • Cuchilla: es la hoja de corte, la que realmente hace el trabajo. Las cuchillas de mejor calidad están fabricadas con acero al carbono. La cuchilla viene afilada de fábrica y se puede rectificar sobre piedras de afilado de diferente granulometría para obtener un filo perfecto.

Partes del cepillo manual madera Partes del cepillo manual madera

Los tipos de cepillos de carpintero

Si tienes la oportunidad de hojear un catálogo de carpintería, verás una descomunal oferta de cepillos. La variedad de estas versátiles herramientas de carpintería es muy amplia y abarca todo tipo de usos imaginables. Desde la rectificación de tablas aserradas hasta el tallado de ranuras y surcos para el encaje de herrajes, o el ensamblado mediante juntas.

El cuerpo de un cepillo de carpintería suele estar hecho con madera dura. Es común usar madera de haya para el cuerpo y Akoga en la base. Esta es una combinación habitual pero también existen cepillos metálicos. Como ya te hemos señalado, la base (suela) de esta herramienta requiere una perfecta planicidad. Además, debe ser paralela a la hoja de corte, para ello, se mecaniza minuciosamiente en la fábrica hasta lograr la tolerancia necesaria.

En función del tamaño de la suela, tipo de cuchilla, empuñaduras y tipo de guía, podemos hablar de los siguientes tipos de cepillo de carpintero.

Cepillo de banco

También es conocido como cepillo de desbaste. Se utiliza para escuadrar e igualar madera y tallar bordes rectos. Existen diferentes longitudes de cepillo, los más largos, de hasta 600 mm de suela, se utilizan como cepillo de juntas. La mayoría de ellos están diseñados para ser utilizados con ambas manos. Según la función concreta del cepillo, se pueden encontrar modelos con diferentes ángulos de inclinación de la cuchilla. Este grupo de cepillos permite obtener acabados finos en cualquier especie de madera.

Garlopín de base convexa para curvas

Construido generalmente con acero. Esta herramienta de carpintería ha sido diseñada específicamente para el tallado de superficies curvas. Algunos de los cepillos curvos disponen de una suela ligeramente flexible para adaptarse mejor a las superficies cóncavas o convexas.

Cuando está hecho de madera, el garlopín para curvas dispone de una suela con forma convexa, similar a la que describe la madera de un arco. En los modelos metálicos, esta suela puede ser regulable con dos herrajes en cada uno de sus extremos.

De bloque o testa

El cepillo de bloque, también llamado cepillo de testa (block plane) está diseñado para utilizarse a contrafibra. Aunque es muy similar al cepillo de banco, algunas de sus cualidades lo ahcen muy diferente. Por ejemplo, el ángulo de su hoja es más plano y la cuchilla está situada al revés de lo habitual (con el bisel hacia arriba). Estas características permiten que el cepillo elimine virutas más delgadas.

El cepillo de testa trabaja cortando perpendicularmente las fibras de madera. El cepillado de los extremos de las tablas se suele hacer con una sola mano (es mucho más pequeño y está diseñado para sujetarlo con la palma) en posición ligeramente oblícua a la pieza de trabajo. Es uno de los cepillos de carpintería más versátiles y útiles que existen.

Cepillo de contrafibra El cepillo de bloque tiene el bisel invertido y el ángulo de la cuchilla es casi plano

Bastrenes a dos manos

Se trata de un cepillo de carpintería especialmente enfocado para el tallado y redondeado de madera. Los bastrenes suelen tener una suela corta y plana (o ligermante curva) válida para el cepillado de superficies cóncavas y convexas. Es una herramienta tradicional del taller de carpintería. Con su ayuda podemos transformar un liston de madera en un tubillón de sección circular.

Los bastrenes sirven para redondear aristas de madera, por ejemplo, los pilares de una escalera o los barrotes de una barandilla. Su forma difiere mucho de la del resto de cepillos de carpintería. Se trata de una herramienta que dispone de una suela en el centro de la que parten dos salientes laterales —como si fuera el manillar de una bicicleta. La cuchilla queda en el centro y se regula mediante dos tuercas situadas en la pieza que hace de contracuchilla.

Guillames para carpintería

La característica que mejor define al guillame y lo diferencia del resto de modelos es que su cuerpo tiene la misma anchura que su cuchilla. O, dicho de otra forma, el rebaje que labra en la madera tiene exactamente la misma anchura que su ancho. Tradicionalmente, en los talleres de carpintería y ebanistería, el guillame se ha utilizado para cepillar ranuras y practicar rebajes estrechos y rectificar el fondo de las ranuras en las que el cepillo convencional no es capaz de acceder.

Los guillames son cepillos estrechos con la cuchilla dispuesta en ángulo agudo respecto a la suela. Además de los usos ya mencionados, en la ebanistería se utiliza el guillame para retocar cajeados y terminar de ajustar las cajas y espigas en las uniones ensambladas. Siempre que el presupuesto lo permite, se trata de una herramienta que no debe faltar en ningún taller de carpintería.

Garlopas de rebaje

La garlopa de rebaje es una variación del guillame. Al igual que este, la cuchilla es tan ancha como la suela pero, a diferencia del guillame, la garlopa de rebaje incluye una guía lateral atornillada al cuerpo. Esta guía auxiliar le ofrece al carpintero un mejor control del cepillo y le permite labrar un rebaje a lo largo de un listón o tabla de madera completamente paralelo al borde.

Cepillo o garlopa de rebaje Cepillo o garlopa de rebaje con guía lateral Faithfull. No. 778

La guía o tope deslizante de una garlopa se puede regular mediante unos pasadores roscados para controlar la profundidad y la anchura de la ranura. En este sentido, esta tradicional herramienta sirve para lo mismo que los cepillos eléctricos de carpintería ya que también suelen incluir una guía paralela entre sus accesorios.

Cepillo de ranuras

Es una herramienta manual similar a la garlopa de rebaje pero algo más refinada. Se utiliza para tallar surcos de diferentes anchuras en la madera. Para este fin, el ranurador incluye un juego de cuchillas intercambiables con diferentes tamaños y formas. Los modelos más sofisticados permiten la instalación de varias de estas cuchillas para conseguir así el cepillado de lengüetas, machihembrados y otros perfiles de molduras. Por ejemplo, con una cuchilla de 4 mm, se podrían tallar ranuras para galletas de madera similares a las que practican las engalletadoras de juntas.

Alternativas al cepillo de madera: los rascadores

Los rascadores de madera trabajan de manera similar al cepillo de carpintero. Aunque son herramientas muy diferentes, el principio de funcionamiento es similar. Es decir, raspan la madera eliminando virutas delgadas. Sin embargo, el filo de los cepillos es limpio, mientras que los rascadores tiene una ligera rebaba. Precisamente esta rebaba es la que los hace tan útiles.

¿Cómo funciona un rascador de madera? La rebaba de la cuchilla de un raspador está diseñada para limitar la profundidad de corte. De esta manera, se controla el grosor de la viruta a eliminar y se evita astillar o desgarrar las fibras de madera. Pero no todo son ventajas: la rebaba de los cepillos rascadores los hace muy difíciles de afilar.

Ahora bien, ¿qué ventajas tienen los cepillos rascadores y para que te pueden servir? Con un cepillo rascador puedes reducir de manera drástica el tiempo de lijado. El truco está en que el raspador elimina virutas mientras que el papel de lija, que es abrasivo, solo elimina polvo de madera. Por lo tanto, a la hora de preparar tus muebles para el acabado, serás mucho más eficiente si en vez de usar exclusivamente la lijadora, usas también un cepillo rascador.

Tipos de cepillos y rascadores para madera

El rascador más sencillo consiste en una simple hoja de acero, a veces atornillada sobre un mango, que permite eliminar los defectos superficiales de la madera. Su uso es muy sencillo. Simplemente tienes que flexionarla entre los dedos para formar una superficie curva en su filo. Esta superficie es la que se arrastra sobre la madera, igual que lo harías con un formón. De esta forma, el rascador va eliminando los pequeños defectos de la superficie, fibras desgarradas, etc., para dejar un acabado pulido.

Por otro lado, también existen los cepillos rascadores con suela y empuñadura. En este caso, su aspecto es casi idéntico al de un cepillo de carpintero. Solo se diferencian de estos en el tipo de cuchilla y en el ángulo que forman con la suela.

¿Cómo se cepilla la madera? El uso de la garlopa

En el siguiente vídeo, de apenas 2 minutos de duración, se muestra como hacer la puesta a punto del cepillo y cómo cepillar madera con un cepillo de contrafibra y una garlopa convencional:

La técnica empleada para el cepillado de la madera depende del tipo de operación que queramos llevar a cabo. Escoger el cepillo correcto es pues el primero y el más importante de los pasos a seguir. Nos aseguraremos de escoger una herramienta que tenga el suficiente peso para evitar movimientos y rebotes bruscos durante el cepillado.

Fijación de la pieza de trabajo

Antes de comenzar a cepillar la madera deberemos fijarla firmemente en el banco del trabajo. Para ello podemos utilizar el tornillo vertical (si la pieza es pequeña) o bien mordazas y sargentos para inmovilizarla contra la superficie.

Como cepillar madera Antes de cepillar madera, fijaremos la pieza en el tornillo del banco de trabajo

Sujeción de la herramienta y movimiento de cepillado

Las garlopas de banco las sujetaremos firmemente con ambas manos. Comenzaremos pasando el cepillo sobre la madera con un movimiento ligeramente oblícuo a la veta (lo que facilita el trabajo). La hoja de la herramienta va eliminando así los salientes y huecos e iguala la superficie de la madera dejándola plana y lisa. Los carpinteros y ebanistas recomiendan que las últimas pasadas se hagan en la dirección de la veta para un mejor acabado.

En los guillames con guía lateral, ajustaremos inicialmente esta ayudándonos de un trozo de madera de desecho. Después, tendremos la precaución de no mover la guía hasta haber terminado todo el rebaje.

¿Cómo se utiliza un cepillo de testa?

Como ya se ha señalado, la mayoría de estas herramientas están pensadas para usarse con ambas manos. Una excepción importante es el block plane: el pequeño cepillo de contraveta. Este utensilio es más pequeño que cualquier otro y ha sido diseñado para que quepa en la palma de la mano.

El bisel invertido del block plane y el pequeño ángulo de ataque respecto de la suela (casi plano) permite cortar la madera perpendicularmente a la veta. Esto facilita el acabado de las testas de listones y juntas de caja y espiga.

Cepillo de bloque El cepillo de bloque se sujeta con una sola mano situando el dedo pulgar y corazón sobre las ranuras laterales

La garlopa de testa es una herramienta que se controla con facilidad y que es capaz de obtener virutas de madera muy finas (para ello, el ancho de la boca es regulable). En la imagen superior se puede apreciar la boca regulable de un Faithfull Block Plane 60C y sus ranuras laterales.

Cuidado y mantenimiento del cepillo de carpintero

Para que el cepillo manual de madera permanezca en buen estado es imprescindible limpiarlo de vez en cuando y engrasar sus partes móviles (ajustes, tuercas, cuña, etc.). Los cepillos son herramientas caras y delicadas que requieren un buen cuidado para alargar al máximo su vida útil.

Para eliminar el serrín y la viruta acumulada se puede soplar aire con un compresor. Después, se lubricarán las piezas que así lo requieran y se secarán ligeramente con un trozo de papel de cocina o un paño seco. También aplicaremos una ligera capa de aceite para maquinaria a la suela para evitar la corrosión del metal.

Valora el contenido: