Escuadra de corte para pladur y tableros

Cuando quiere aumentar la superficie de referencia de su nivel de burbuja, todo albañil tira de una regla larga... Lo cierto es que el truco funciona. Pero de nada sirve este invento cuando entra en juego un ángulo recto.

O contamos con una escuadra de corte grande (¡y bien escuadrada!) o el corte sale descuadrado. Y no hay más. Hablemos, pues, de la escuadra de corte para tableros de madera o placas de pladur.

Introducción: una escuadra inspirada en la regla T

En dibujo técnico y arquitectura, se usa la regla T para trazar sobre el dibujo líneas paralelas horizontales. También sirve para dibujar líneas verticales si se apoya sobre ella una escuadra. La ventaja de este instrumento es la rapidez, ya que que se desliza directamente sobre el borde del tablero.

Con la regla T, además, se reduce el riesgo de errores al trazar. Porque la rama trasversal parte del centro de la base, en vez del extremo, lo que evita la rotación accidental de la escuadra al hacer presión sobre el eje cuando se dibuja.

Pues bien, la escuadra de corte está inspirada en la regla T de los arquitectos e ingenieros. Y es mucho más precisa que la pequeña escuadra de carpintero, como vamos a ver enseguida.

¿Cómo cortar tableros en ángulo recto sin escuadra?

Hay muchas formas de cortar en ángulo de 90º un tablero de aglomerado, una placa de cartón yeso o una plancha de cartón. Pero hacerlo con rapidez sin sacrificar la precisión ya es otra cosa...

En la práctica, para cortar recto el pladur sin la escuadra de corte, se usa el metro. Asumiendo que los cortes de fábrica vienen a escuadra, se mide y marca el corte desde las dos esquinas de la base con la cinta métrica. Y el corte queda escuadrado. Así de simple... y así de engorroso.

¿Y por qué no prolongar la escuadra de carpintero? Porque su superficie de referencia es corta y los bordes del cartón-yeso o el aglomerado no son de fiar en tramos cortos. Además, un error de 1 mm en la base de la escuadra puede suponer más de 1 cm de error en el polo opuesto.

Características de la escuadra de corte para pladur y tableros

Lo más llamativo de la escuadra de corte es su tamaño: la pata central tiene como mínimo 120 cm útiles. Ello permite cortar de una sola pasada una placa estándar de cartón-yeso. En cuanto a la base, no es simétrica: uno de los lados sobresale unos 15 cm y el otro 40 cm. Juntos, suman al menos medio metro.

La rama central está sólidamente unida a la base, bien con remaches, bien con soldadura por puntos. Cuatro o cinco puntos de unión impiden holguras en el punto crucial de esta herramienta. Por otro lado, la anchura de la hoja (~ 5 cm) y el tacón de la base también previenen la rotación accidental.

En cuanto a la graduación, los orígenes de referencia de la base son el lado izquierdo y derecho de la hoja central. Esto permite sacar la medida del tablero descontando el sobrante. En el lado largo la medición es continua y, como se puede suponer, parte del encuentro entre ambas hojas. Sin embargo, muchas reglas de corte tienen marcas adicionales graduadas desde el terminal. Así, se puede marcar trasversalmente desde ambos lados del tablero.

Importante. Como en toda herramienta de medición, no interesa que la hoja sea cromada, pues dificulta su lectura. Escójase el acabado mate o pintado, que facilita en gran medida la toma de medidas.

¿Cómo se usa la escuadra de pladur?

Ante todo, hay que tener en cuenta que, aunque de gran tamaño, la escuadra de pladur es una herramienta de precisión. Esto significa que no debe recibir golpes. ¿Para qué sirve una escuadra deformada?

Escuadra de corte para pladur y madera Figura 1. Corte de una placa de cartón-yeso con la escuadra de pladur

Se puede cortar pladur directamente deslizando con cuidado el cúter sobre el filo de la escuadra. El procedimiento es distinto, por supuesto, para cortar madera, pues primero hay que marcarla con lápiz o rotulador. Para dividir a lo largo un tablero entero de medidas estándar (244 cm × 122 cm), hay que marcar la superficie desde ambos extremos.

Para medidas trasversales, resulta útil trazar varios puntos de referencia deslizando la escuadra a lo largo del borde del tablero. Acto seguido, se unen las marcas con la propia escuadra si la pieza es pequeña o con una regla larga de aluminio o acero si se trata de un rebaje longitudinal que supera un metro-veinte.

¿Y el mantenimiento? Se puede soplar la escuadra con el compresor y limpiarla con un paño húmedo. Hay que evitar usar disolventes, estropajos u otras técnicas agresivas de limpieza, especialmente si la graduación no está grabada en relieve, sino solo pintada.

Comprar escuadra de corte

Además de la escuadra vista en el artículo, existe otra herramienta útil de corte que es la escuadra ajustable. Como la fija, tiene 120 cm de longitud y se parece a la falsa escuadra de carpintero. Las hojas no están soldadas, sino unidas por un tornillo con tuerca rápida que posibilita graduar el ángulo que forman.

Escuadra Stanley 120 cm

Escuadra de corte en T Stanley STHT1-05894

  • La hoja mide 1.2m
  • Hoja ancha de 5 cm, evita el movimiento accidental
  • Marcas fáciles de leer
  • 2.5 cm a 15 cm en el lado que sobresale y 5 cm a 40 cm en la parte larga

Falsa escuadra (graduable) en T de 120 cm

Regla de aluminio de 120 cm con transportador de ángulo ajustable

  • REGLA T DE ALUMINIO DE 120 CM CON ÁNGULO AJUSTABLE, PLEGABLE PARA TRANSPORTAR Y ALMACENAR FÁCILMENTE. GROSOR DE 4,7 MM

Deja un comentario