Espátulas

Pintura y construcción

La típica espátula de uso general para construcción, bricolaje y pintura se puede encontrar en diferentes anchos. Las de 6 y 8 cm son muy habituales y sirven para rascar imperfecciones, tapar agujeros con plaste universal o raspar pintura y gotelet en mal estado.

Un modelo que resulta de mucha utilidad es la espátula multifunción. Se trata de una herramienta que permite extraer clavos y tacos de la pared, raspar imperfecciones, retirar el sobrante de pintura del rodillo (con la zona semicircular) y sanear las esquinas y encuentros de paredes y techos (con la punta triangular).

Espátulas para juntas de pladur (placas de cartón yeso)

Estos modelos especiales han sido diseñados para aplicar las cintas de papel (o las de malla de fibra de vidrio) entre las placas de cartón-yeso. Estas espátulas incluyen un refuerzo en la base similar al que utilizan los serruchos de costilla. Este refuerzo, generalmente de aluminio, aumenta la rigidez de la hoja y limita su flexibilidad. Esto permite aplicar la cantidad correcta de pasta con el objetivo de minimizar el posterior lijado.

Esta herramienta también se conoce como espátula americana. La marca Bellota ofrece tres anchos: 20, 25 y 30 cm. Sus modelos incluyen mangos de madera de haya de buena calidad remachados al refuerzo de aluminio. La hoja es de acero inoxidable pulido, de alta resistencia al desgaste y con el filo perfectamente rectificado y pulido para lograr un acabado perfecto. También existe un modelo especial para la colocación del papel en cuyo mango podemos encontrar una punta de destornillador PH2 para apretar aquellos tornillos que sobresalen.

Un accesorio muy común y recomendable es la gaveta de acero inoxidable. Esta gavetilla sirve para contener la pasta de juntas y (gracias a los bordes pulidos) permite la limpieza del filo de la espátula, lo que facilita enormemente su uso.

Espátulas para carrocería

La gama de tamaños más habituales en las espátulas de carrocero son las de 5, 8, 10 y 12 cm. Se trata de herramientas pequeñas de hoja corta pero flexible que permite extender la masilla de carrocero sin dificultad. Las de más calidad utilizan acero inoxidable en su hoja, las más baratas acero ordinario que se oxida con facilidad (aunque se puede retrasar temporalmente la corrosión si las secamos bien después de su uso).

Espátulas para repostería

Un tipo de herramienta muy diferente a la de las anteriores, aunque también se encuentra en cualquier ferretería, es la espátula de repostería. Se trata de un utensilio de menaje alargados con una hoja de acero inoxidable sumamente delgada y flexible que nos sirve para glasear y extender todo tipo de toppings en los pasteles y tartas. Puesto que se trata de una espátula que se utilizará para cocinar su acero inoxidable es de grado sanitario y se puede lavar en el lavavajillas ya que no es vulnerable frente a la corrosión del agua o la oxidación del aire.

Otra espátula muy habitual en la cocina es la de silicona: se utiliza para sacar alimentos de la sartén o del horno. La silicona sanitaria con la que están fabricadas soporta temperaturas muy elevadas (de hasta 310 grados centígrados). Al igual que las anteriores, también se pueden lavar en el lavavajillas. Se venden en lotes que incluyen tres o cuatro utensilos de dversas formas. No solo son aptas para extraer alimentos: también son útiles para batir, mezclar, extender y raspar las preparaciones.

¿Qué es una espátula?

La espátula es una herramienta similar a la paleta o llana de albañil que sirve para emplastecer o alisar paredes y hacer las juntas de los tabiques de placas de cartón-yeso (pladur). Al igual que la llana y la paleta, la espátula tiene una hoja con filo recto (generalmente metálica). La diferencia con las anteriores es que su mango está situado en el mismo plano de la lámina (es decir, es una prolongación de la hoja).

¿Qué tipos de espátulas existen?

En las ferreterias y comercios especializados en herramientas para la construcción podemos encontrar diferentes tipos de espátulas:

  • Espátulas para pintor: las utilizan los pintores profesionales para la preparación de las paredes y techos. Las espátulas de emplastecer las hay de diferentes tamaños y formas: desde modelos estrechos para cubrir pequeños desperfectos hasta herramientas muy anchas diseñadas para emplastecer los paños en su totalidad.
  • Espátula de carrocero: son pequeñas, su forma es cuadrada o rectangular, disponen de un pequeño reborde de plástico en uno de los extremos para sujetarlas. Las utilizan los talleres de chapa y pintura para aplicar la masilla de reparación de carrocerías. Casi siempre se presentan en lotes que incluyen varios tamaños (unas tres o cuatro espátulas habitualmente).
  • Espátula para juntas de pladur: son también conocidas como espátulas americanas. Se utilizan para colocar la cinta de papel y extender la pasta de pladur entre las placas de cartón-yeso. Tienen una hoja ancha y recta de acero inoxidable y se pueden encontrar en varios tamaños (20, 25, 30 cm). Generalmente, se aplican (al menos) dos capas de masilla con espátulas de diferente tamaño para poder disimular mejor la unión entre placas.
  • Para construcción: estas espátulas son similares a las de pintor aunque son algo más baratas y se suelen utilizar para tareas como la limpieza, rascado de imperfecciones, alisado de esquinas o encuentros, etc. Los modelos más económicos tienen el mango de madera y la hoja de acero convencional (en contraste, las espátulas profesionales de pintura disponen de hojas de acero inoxidable).

Tipos de espátulas Tipos de espátulas: genérica para construcción (1), carrocería (2), juntas de pladur (3) y emplastecer (4).

Características generales y diferencias entre los modelos

Aunque todas ellas son similares, las espátulas tienen diferentes características que van depender del uso para el que hayan sido diseñadas. Por ejemplo, cuanto más fluida y fácil de trabajar sea la masilla o plaste que vayamos a extender más flexible será su hoja. Igualmente, a mayor fluidez del material, más fácil resulta su aplicación y esto nos permite utilizar mayores tamaños de espátulas para realizar el trabajo con mayor rapidez.

La forma y el tamaño de la espátula son características que siempre dependen del uso al que esté destinado la espátula. Las de carrocería, por ejemplo, son cortas pero flexibles ya que las masillas de poliester o resina epoxi empleadas para reparar carrocerías son relativamente difíciles de extender. En comparación, las herramientas para juntas de placas de cartón yeso o para el alisado de paredes son mucho más grandes y largas ya que el plaste y la pasta de juntas es mucho más trabajable y tiene una mejor extensibilidad.

Los modelos para construcción y bricolaje o pintura se pueden conseguir en diferentes anchuras para poder adaptarse a los recovecos que se forman entre las paredes y los techos de las estancias. Las espátulas con mango oblícuo facilitan trabajar las esquinas, también existen modelos estrechos para trabajar las franjas pequeñas de pared que quedan sobre las ventanas o los radiadores, etc. Igualmente, para emplastecer desperfectos, podemos encontrar una gran variedad de tamaños de espátulas (desde los 4 hasta los 15-20 cm de anchura) que permiten corregir cualquier tipo de desperfecto en paredes y techos.

Por último, dependiendo de si vamos a hacer solo bricolaje o un uso profesional de ellas encontraremos diferentes calidades según su material. Los mejores modelos utilizan aceros inoxidables de alta resistencia al desgaste para sus hojas y mangos de buena calidad que facilitan el uso de la herramienta y permiten dejar un buen acabado con poco esfuerzo. En cambio, el acero de los modelos de baja gama es más delgado y vulnerable frente a la corrosión. Lo mismo sucede con los mangos: tanto si son de plástico como de madera, los mangos de las espátulas más baratas presentan una baja calidad que va en consonancia con el precio.

Si te ha sido útil la información, comparte esta página. ¡Gracias!

Valora el contenido: