Rascadores de pintura

Los rascadores de pintura sirven para eliminar pinturas y barnices de muebles, puertas, verjas y otras superficies. Generalmente, se utilizan en combinación con las pistolas de aire caliente, también conocidas como decapadores.

Existen diferentes tipos de rascadores. Algunos son planos, con forma de espátula, otros tienen un vástago largo y una cabeza triangular que facilita el acceso a lugares estrechos y de difícil acceso como las esquinas interiores de las puertas o los junquillos de las ventanas.

¿Qué tipo de rascador de pintura comprar?

A la hora de comprar un rascador de pintura, los hay de varios tipos. Los más comunes son los de cuchilla, los de cabeza triangular y los de forma de espátula.

Rascadores de pintura de cuchilla Rasquetas de cuchilla

En primer lugar, tenemos los raspadores con cuchilla, que son muy similares a las rasquetas que se utilizan en la cocina para limpiar la vitrocerámica. Son muy útiles para eliminar pintura seca de superficies lisas como pavimentos de baldosa, azulejos, vidrios, etc. A su vez, los rascadores de pintura de cuchilla los hay de diferentes anchos. El más utilizado es el de hojas trapezoidales pero también lo hay con hoja (es algo más grande). Están extremadamente afilados, por lo que deben manipularse con cuidado.

Espátulas rascadoras de pintura multifunción Rascadores de pintura multifunción

Por otro lado, dos tipos de rascadores de pintura muy utilizados son la espátula multifunción y la espátula de decapar. La primera es una espátula de hoja rígida, cuyo extremo termina recto en uno de sus extremos y en ángulo de 45º en el otro. Además, en la hoja incluye una perforación especial, para retirar clavos, y una hendidura con forma semicircular en uno de sus laterales. Esta hendidura la utilizan los pintores al limpiar los rodillos: su forma se adapta bien al radio del rodillo y elimina la mayor parte de la pintura (después se limpia con agua).

Además de la espátula multifunción, un rascador de pintura muy efectivo, aunque poco conocido, es la espátula de decapar.

Espátula para decapar La espátula para decapar es alargada y su hoja es muy resistente a la flexión

Si es de calidad, la espátula de decapar se convierte en una excelente herramienta para eliminar pintura mediante la aplicación de calor. Esta herramienta es muy buena también para rascar pintura seca y alisar o sanear el plaste en los encuentros entre paredes, esquinas, etc.

Este rascador de pintura es mucho más caro que las anteriores: las mejores espátulas de decapar están fabricadas con una hoja muy rígida de acero inoxidable y un mango largo de madera de haya. Además, la lámina está ligeramente inclinada para mejorar la visión en los encuentros en ángulo recto. Si la vamos a utilizar con un decapador de calor, es vital que compremos un modelo de acero inoxidable, puesto que el acero ordinario (hierro) es muy vulnerable a la corrosión cuando se somete a altas temperaturas.

Valora el contenido: