¿Cómo restaurar superficies de madera?

El paso del tiempo y el desgaste normal del uso deteriora lentamente la superficie de los muebles y otras superficies de madera como las puertas de paso. Con los productos adecuados y algo de herramienta, restaurar superficies de madera, incluso las de muebles lacados o pulidos, se convierte en una tarea relativamente sencilla que puede ser lleva a cabo por cualquier aficionado al bricolaje.

Superficies de madera que necesitan restauración Superficies de madera que necesitan restauración

El agua, el calor, la humedad, los aceites y grasas o la oxidación degradan lentamente las superficies de madera. Restaurar correctamente una superficie de madera dependerá del tipo de acabado que tenga el mueble: aceitado, barnizado, lacado, pulido o al natural.

Tipos de daños en las superficies de madera

Generalmente, el deterioro en las superficies de madera se deben, o bien al paso del tiempo, o bien a golpes y arañazos accidentales. Además, los desperfectos se pueden clasificar en dos categorías: los daños en la madera en sí y los desperfectos en la capa de acabado (barniz, laca, pintura, etc.).

No siempre resulta conveniente restaurar las superficies de madera: cuando el deterioro es ocasionado por el desgaste normal muchas personas prefieren no reparar el mueble. Las marcas de desgaste normal preservan o realzan el carácter de la pieza. La situación es muy diferente si se trata de un golpe accidental o de un arañazo profundo. A continuación vamos a ver los principales tipos de deterioro que pueden presentarse en una superficie de madera.

Aparador antiguo con superficie de madera restaurada Aparador antiguo con superficie de madera

Madera deteriorada por el sol

La radiación ultravioleta tiene un impacto directo en la madera y en las superficies barnizadas o pulidas. Los rayos solares resecan la madera, alteran el color y estropean el acabado. Por ejemplo, el daño que el sol produce en un barniz de poliuretano es similar al que se puede observar en las sillas de plástico o resina. El sol degrada el plástico, lo quema y deja la superficie porosa e irregular.

Radiación solar deteriora las superficies de madera La radiación solar deteriora las superficies de madera

Otro problema que produce el sol en madera es la decoloración de su superficie. Para restaurar las superficies de madera cuya tonalidad ha sido alterada por el sol podemos aplicar el color en las áreas más dañadas para igualarlas al resto. Hay que proceder con precaución para que el resultado sea satisfactorio.

Superficie de madera deteriorada por el sol Superficie de madera deteriorada por el sol

Quemaduras en la superficie de madera

Los cigarrillos son una de las causas más comunes de quemaduras en superficies de madera. También podemos estropear la superficie de una mesa con los soldadores de electrónica o las pistolas de silicona termofusible.

Las quemaduras más profundas son muy difíciles de reparar: requieren incrustar un trozo de madera o bien renovar la chapa en el caso de maderas laminadas

Superficie de madera quemada Superficie de madera quemada

Una posible solución en algunos muebles es cambiar la decoración y quemar el resto de la superficie para darle un toque rústico. Lo podemos hacer utilizando una pistola de aire caliente. Las superficies quemadas en maderas blandas y claras como el pino alteran su aspecto y realzan la veta. Esta solución solo es factible en maderas sin tratar.

Afloraciones por marcas de agua

El agua es otro de los grandes enemigos de la madera. Las marcas causadas por la acción del agua se pueden corregir lijando y renovando la superficie. En algunos casos, especialmente en superficies de madera barnizadas o lacadas, se pueden corregir aplicando cera o pulimento.

Madera ennegrecida por la acción del agua Madera ennegrecida por la acción del agua

Ampolllas, bolsas de aire y pintura cuarteada

Ocurren por la degradación del barniz o de la pintura. Con el paso del tiempo estos acabados pierden sus propiedades y se forman ampollas. Para solucionarlo, sanearemos la superficie utilizando una lijadora y después renovaremos el acabado.

Superficie de madera con pintura cuarteada Superficie de madera con pintura cuarteada

Manchas

Agua, alcohol, sangre, tinta, óxido y restos de comida son las manchas más habituales en las superficies de madera. Las manchas se pueden eliminar utilizando un producto blanqueador especial para madera.

Golpes y arañazos

La aspiradora, la escoba o las mudanzas son causas comunes de golpes y arañazos en los muebles de madera. Si están en zonas poco visibles, por ejemplo en las patas, no vale la pena repararlos: se volverán a dañar de nuevo. Para disimular los golpes se puede recurrir a una técnica que consiste en tratar la madera con vapor. El vapor hincha la madera y disimula algo el golpe.

Cera para restaurar arañazos en superficies de madera Cera para restaurar arañazos en superficies de madera

Con los arañazos encontramos dos opciones:

  • Arañazos superficiales en el acabado: no afectan a la madera. Solo al barniz. Se pueden disimular con cera para arañazos.
  • Arañazos profundos: llegan a la madera. Para repararlos hay que teñir el fondo del arañazo con un tinte de madera o un reparador de arañazos. Después lo rellenaremos con cera o una masilla para madera. Algunos reparadores de arañazos sirven para ambas cosas.
¡Comparte nuestro artículo!

Valora el artículo: