Cómo usar con seguridad un martillo demoledor

Trabajar con un martillo demoledor, como con cualquier otra herramienta eléctrica, requiere cumplir ciertas medidas de seguridad y el uso de EPIs (equipos de protección individual) para reducir el riesgo de sufrir accidentes laborales y daños sobre la salud.

Efectos sobre la salud de los martillos demoledores

¿Qué efectos sobre la salud puede tener el uso de martillos demoledores? Los principales efectos sobre el organismo tienen que ver con el nivel de ruido emitido y las vibraciones.

En primer lugar, los martillos de demolición son muy ruidosos por dos motivos. Primero, por los impactos de la herramienta, es decir, del útil equipado (pala, cincel o puntero) contra el material de trabajo. Segundo, por las explosiones internas del cilindro neumático del martillo. Estas dos fuentes de sonido combinadas pueden llegar a alcanzar valores de emisión acústica de hasta 120 dB.

El uso de tapones de espuma, o mejor, cascos de protección auditiva se hace obligatorio para evitar la pérdida de la audición. Los tinitus o acúfenos, un fenómeno que consiste en escuchar golpes o pitidos en el oído que no vienen de ninguna fuente externa, son el primer síntoma de la pérdida de oído.

En segundo lugar, la exposición continuada a las vibraciones producidas por los martillos demoledores puede producir fallos circulatorios en los dedos. Esta condición, que se conoce como dedos muertos, síndrome de vibración de mano-antebrazo o vibración de dedos blancos, es una segunda forma de síndrome de Reynaud, una enfermedad profesional relacionada con el uso continuado de maquinaria pesada. Además, el uso de martillos neumáticos de gran tamaño puede producir también el síndrome del tunel carpiano. Si tienes alguno de estos problemas o, igualmente, con el fin de evitarlos, puedes comparar el nivel de emisión de vibraciones de un martillo picador en su ficha técnica. La vibración se expresa en una unidad compuesta: metros por segundo al cuadrado (m/s²). Cuanto menor sea este valor, menos vibración produce el martillo.

Finalmente, el fino polvo que se produce al demoler hormigón u otros materiales de construcción puede acabar en los pulmones y producir silicosis, una enfermedad profesional causada por la inhalación de grandes cantidades de polvo de sílice. La silicosis crónica, se manifiesta después de una exposición continuada a polvo de sílice, aún en pequeñas cantidades, y produce inflamación en los pulmones y los gánglios linfáticos dificultando la respiración.

En consecuencia, para prevenir los efectos sobre la salud descritos en los párrafos anteriores, los fabricantes de martillos demoledores eléctricos diseñan sistemas de reducción de vibraciones que absorban parte de la misma, para evitar que ésta llegue al operario. Además, para evitar la silicosis se deben usar siempre mascarillas de protección respiratoria, medias máscaras de silicona con elementos filtrantes o respiradores autónomos con filtros de carbono.

Medidas de seguridad

Trabajar con un martillo de demolición, al igual que con cualquier otra herramienta eléctrica, requiere cumplir [ciertas medidas de seguridad][2]{target="_blank"} y el uso de EPIs (equipos de protección individual) para reducir el riesgo de accidentes laborales.

Espacio de trabajo

En primer lugar, el espacio de trabajo debe estar despejado, limpio y bien iluminado: las distracciones, la falta de visión, la presencia de obstáculos o los cables mal organizados pueden provocar accidentes. Además, el martillo demoledor no debe ser utilizado en atmosferas explosivas ni en espacios mal ventilados. También evitaremos su uso si existen líquidos inflamables o gases alrededor del espacio de trabajo.

Martillo demoledor Makita AVT Trabajando con un martillo demoledor de suelo: (1) calzado de seguridad, (2) guantes, (3) ropa de protección adecuada, (4) guiado adecuado del cable

El uso de los EPI: equipos de protección individual

Las tareas de demolición mediante martillo requieren el uso de equipos de protección en todo momento: las gafas de seguridad, la mascarilla de protección respiratoria, los protectores auditivos y el casco son EPIs obligatorios para el uso de esta herramienta. Además, no se debe utilizar ropa holgada, ni llevar puestos complementos de joyería (cadenas, relojes) que puedan quedar ser atrapados por las partes rotativas de la máquina. Evitaremos también el uso de guantes holgados (algodón, tela) debido al riesgo de atrapamiento que conllevan.

El martillo no debe ser forzado en ningún momento: se debe utilizar la herramienta adecuada para cada tarea. La empuñadura auxiliar debe utilizarse siempre que resulte posible. De hecho, la pérdida de control de la máquina es una de las causas más comunes de accidentes laborales durante las tareas de demolición. Como ya se ha señalado, el uso de cascos de protección auditiva es imperativo: la exposición continuada a ruidos elevados puede producir pérdida de audición.

Cómo reducir el riesgo de electrocución

Otro peligro, muchas veces presente durante el uso de un martillo demoledor, es la posibilidad de establecer contacto con una conducción eléctrica. Siempre que se contemple la posibilidad de que existan cables eléctricos en la zona de trabajo tomaremos especial cuidado para sujetar el martillo por zonas bien aisladas (la empuñadura y el mango auxiliar) evitando el contacto con el puntero metálico u otras partes desnudas que puedan conducir la electricidad al operario. Reduciremos así el el riesgo de choque eléctrico.

Cómo evitar quemaduras

El puntero, el cincel o la broca del martillo pueden estar muy calientes tras su uso: nunca los tocaremos con la mano desnuda.

Adoptar una postura cómoda

También es importante mantener una postura cómoda de trabajo y el uso de la herramienta correcta (nunca forzaremos herramientas pequeñas para llevar a cabo tareas de demolición pesadas). Asimismo, tomaremos especial precaución para mantener los dedos, las manos y los brazos alejados de las partes en movimiento.

Deja un comentario