¿Qué es un tornillo de banco?

El tornillo de banco es una herramienta de gran utilidad en el taller, tanto para uso doméstico (bricolaje) como para uso profesional.

El tornillo es el complemento ideal del banco de trabajo (por eso se llama de banco). Con el podrás mecanizar todo tipo de piezas con seguridad y precisión.

Tornillo de banco

¿Para qué sirve un tornillo de banco?

Gracias a un tornillo de banco puedes hacer operaciones complejas, como taladrar en una tubería u otra superficie curva, de manera efectiva y reduciendo el riesgo de accidentes.

Algunos de los elementos que se pueden sujetar en un tornillo son:

  • Clavos, varillas roscadas o tornillos: para cortarlos con una sierra de metal
  • Pletinas gruesas de chapa o fundición: para taladrarlas o roscarlas
  • Varillas de ferralla: para doblarlas
  • Brocas, cinceles, punteros, cuchillos y otras herramientas: para afilarlas

Partes de un tornillo de banco

partes de un tornillo de banco Las partes de un tornillo de banco

Un tornillo de banco está formado por las siguientes partes:

  • Dos mandíbulas: también llamadas mordazas. Son las que oprimen la pieza sujetada.
  • Base perforada: permite atornillar el tornillo al banco de trabajo.
  • Guía: sirve para el desplazamiento de la parté móvil del tornillo en la cual está montada la mandíbula móvil.
  • Palanca: atraviesa el husillo roscado. Con ella se hace rotar el husillo roscado.
  • Husillo roscado: es el que permite abrir y cerrar el tornillo.
  • Yunque: sirve para golpear piezas sobre él.

Características y principio de funcionamiento de un tornillo de banco

Estructuralmente, un tornillo de banco está formado por una pesada bancada sobre la que se ubican dos mordazas, una fija y otra móvil. La mordaza móvil se aleja o se acerca de la fija mediante un husillo giratorio roscado accionado mediante una palanca.

Mordazas de tornillos de banco Mordazas de un tornillo de banco: lisa y estriada (moleteada)

El husillo, también conocido como tornillo de potencia o tornillo de traslación, está tallado sobre un redondo de acero de gran diámetro con rosca cuadrada. El husillo es el responsable de convertir el movimiento circular de la palanca en el desplazamiento rectilíneo de la mordaza móvil.

Además de la palanca principal, este útil puede incluir otros órganos de ajuste que nos permiten rotar la base del tornillo para conseguir una mejor postura de trabajo sobre la pieza.

Tipos de tornillos de banco

Según el material con el que están hechos, podemos hablar de dos tipos de tornillos:

  • Tornillos de banco de fundición son los más baratos pero son frágiles y no soportan esfuerzos elevados torsión ni golpes fuertes.
  • Tornillos de acero forjado: son los tornillos profesionales que se usan en talleres de reparación e industrias

¿Qué diferencia hay entre el tornillo de banco de fundición y el de acero forjado?

Los dos materiales más usados para hacer tornillos de banco son la fundición gris —también llamada hierro fundido o colado— y el acero forjado.

Los tornillos de fundición son más baratos pero también más frágiles y delicados. Los mejores tornillos de banco son los de acero forjado. Por eso, si piensas darle un uso profesional, debes comprar uno de este tipo.

También existen tornillos mixtos que, para abaratar la herramienta, combinan ambos materiales: fundición gris para el cuerpo y acero para las partes más delicadas: guías, palanca y mordazas.

Técnicamente, el hierro fundido no es más que una aleación de hierro y carbono en la que este último supera el 2% de la mezcla (en peso). En cambio, una aleación de hierro con menos del 2% de carbono se conoce como acero. ¿Cuáles son las diferencias entre estos dos materiales?

Vertido de hierro fundido Los tornillos de banco de fundición emplean la técnica del colado sobre un molde

En primer lugar, desde el punto de vista industrial, la temperatura de fusión del hierro colado (fundición) es inferior a la del acero. Esto permite abaratar el coste de producción ya que supone un importante ahorro de energía. Por otro lado, acero y fundición pueden ser sometidos a diferentes procesos de manufactura. El hierro fundido solo se puede trabajar mediante colado mientras que el acero permite tanto el fundido como la forja. ¿En qué consisten estas técnicas?

Para fabricar un tornillo de hierro fundido, se procede a elevar la temperatura del material hasta su punto de fusión. A continuación, el hierro en estado líquido se vierte sobre un molde y se espera a que solidifique antes de desmoldarlo. La forja, en cambio, es una técnica de fabricación de piezas que transforma el acero mediante golpeo o mediante presión (con la ayuda de un troquel). Para forjar el metal, el acero debe calentarse a una elevada temperatura pero inferior a la del punto de fusión. Es decir, permanece en estado sólido.

Proceso de forjado del acero sobre un yunque Forjado del acero al rojo sobre un yunque

Por otro lado, el hierro fundido, debido a la mayor presencia de carbono en la mezcla y a su diferente estructura molecular es más frágil que el acero. Esto significa que un tornillo de banco de hierro fundido podría partirse (y lo hará) si se supera la resistencia mecánica del material. En otras palabras, un tornillo de hierro fundido puede sujetar con fuerza una pieza pero no será capaz de resistir los golpes que esta reciba. Por ello, para cualquier uso no doméstico, se desaconseja el uso de este material. Compraremos en su lugar un tornillo forjado de acero.

¿Qué debes tener en cuenta al comprar un tornillo de banco?

Lo primero que tendrás que considerar antes de comprar tu tornillo de banco es el tipo de uso que le darás. La diferencia de precio entre un tornillo de bricolaje (uso doméstico) y los industriales (uso profesional) es muy alta, al igual que la calidad.

Para el bricolaje o trabajos esporádicos, puedes comprar un tornillo económico: te servirá en la mayoría de las ocasiones. Los principales inconvenientes que encontrarás en estos modelos son: un par de apriete limitado, más holguras entre sus diferentes partes y una menor resistencia en los esfuerzos mecánicos más exigentes (torsión y golpeo).

Los tornillos de banco de marcas como Stanley, Mannesmann o Silverline te ofrecen una relación calidad/precio aceptable.

Para el uso industrial y profesional necesitaremos gastarnos algo más de dinero para adquirir un tornillo de buena calidad. Buscaremos marcas como Irimo, Bellota, Bahco o Heuer. Los de mayor calidad son de acero forjado, algo más económicos, también muy robustos y estables (aunque menos resistentes a la rotura) son los de fundición.

Algunos modelos incluyen mordazas intercambiables u ofrecen la posibilidad de comprarlas por separado. De hecho, la calidad de las mordazas y la posibilidad de instalar mordazas con ranura en V (especiales para mecanizar redondos de acero o roscar tuberías) es otra de las ventajas de los tornillos profesionales.

En los modelos profesionales, la guía sobre la que se desliza la mordaza móvil ha sido diseñada para minimizar la holgura del conjunto y soportar mejor los esfuerzos mecánicos de torsión. Además, estas robustas guías permiten una transferencia efectiva de la fuerza, es decir, se logra un mayor par de apriete. La calidad de los materiales, las guías, las palancas y el acero endurecido de las mandíbulas de apriete son los responsables del notable incremento de precio de estas herramientas respecto a sus homólogas para bricolaje.

Peso

En general, cuanto más pesado sea el tornillo mejor. Los tornillos pesados son más robustos y estables y soportan mejor los esfuerzos mecánicos (especialmente la torsión). Sin embargo, también hay que tener en cuenta el tipo de banco de trabajo. Casi todos los modelos disponen de tres o cuatro orificios en la base para su anclaje a la superficie de trabajo.

Tornillo de banco en taller de mecánica Tornillo de banco en un taller de mecánica

El banco de trabajo también debe ser robusto y estable para que el tornillo desempeñe bien su función: un tornillo muy pesado en un banco de trabajo endeble no resulta útil.

Distancia entre las mandíbulas

Junto con el peso y el tipo de material, la distancia de las mandíbulas es el tercer aspecto más importante a la hora de escoger un buen tornillo de banco. La medida se suele indicar en milímetros: pequeños (unos 100 mm), medianos (150 mm) y grandes con una boca igual o superior a 200 mm.

Escoger el tamaño boca correcto al comprar nuestro tornillo es importante ya que este nos limita el tamaño máximo de las piezas que podremos fijar para su mecanizado.

Yunque

La mayoría de los modelos incluyen una pequeña superficie plana en la zona posterior: el yunque. El yunque sirve para golpear las piezas con el martillo y para que resulte efectivo es importante que el banco de trabajo soporte bien los esfuerzos de golpeo.

Ejemplos de usos

El tornillo de banco, también conocido como morsa o mordaza de banco, nos permite sujetar con firmeza todo tipo de piezas. La ventaja principal de esta herramienta es que nos deja libres ambas manos para trabajar de manera más efectiva y nos asegura un agarre efectivo a la hora de serrar, perforar, limar, roscar o plegar pequeñas piezas mecánicas: herrajes, chapas, tornillería, tuberías, etc.

Tubería en tornillo de banco Sujeción de una tubería de cobre en un Tornillo de banco Stanley

La versatilidad del tornillo de banco nos permite realizar numerosas operaciones sobre las piezas:

  1. Tallado de tornillos o tuercas (con la ayuda de machos o terrajas de roscar).
  2. Limado manual o desbaste (ayudándonos de una radial o amoladora
  3. Perforación
  4. Plegado de metales
  5. Serrado y tronzado de metal, madera, plástico, etc.
  6. Marcado previo con un buril, como fase previa al taladrado

Mejores tornillos de banco Amoladoras rectas Las mejores llaves fijas

Deja un comentario