Tornillos de banco

El tornillo de banco es una herramienta de gran utilidad en cualquier taller, tanto para uso doméstico (bricolaje) como para uso profesional. Es el complemento ideal del banco de trabajo y nos permite mecanizar todo tipo de piezas con total seguridad y precisión.

Gracias al tornillo de banco podemos realizar operaciones complejas, como taladrar en una tubería u otra superficie curva, de manera efectiva y reduciendo el riesgo de accidentes. Los tornillos de banco de fundición son los más baratos pero son frágiles y no soportan esfuerzos elevados torsión ni golpes fuertes. La máxima calidad la ofrecen los tornillos profesionales de acero forjado.

Tornillo de banco forjado Heuer Tornillo de banco de acero forjado Heuer con mordazas intercambiables

¿Qué tornillo de banco comprar?

Si nuestro presupuesto es ajustado, tendremos que comprar un tornillo de fundición. Los de la marca Stanley son baratos y los más vendidos en Amazon, ofrecen buena relación calidad/precio. Si los queremos sujetar piezas pesadas, para golpear con fuerza o para esfuerzos elevados de giro, es mejor comprar uno de acero forjado. Irimo, Heuer, Kanka son algunas de las opciones posibles.

Tornillos de fundición Stanley Maxsteel

Los tornillos de fundición son económicos y aprietan bien las piezas pero no soportan golpes fuertes (para golpear es mejor comprar un tornillo forjado). Dentro de la serie Stanley Maxsteel podemos encontrar tornillos de banco de fundición con una buena relación calidad/precio pero hay que tener claro que existen dos calidades: las light duty y las heavy duty.

La serie light duty (carga ligera) es más económica pero estas herramientas pesan menos de la mitad para la misma capacidad de apriete que los de la serie heavy duty (carga pesada). Por lo tanto, al ser más ligeros, su fuerza de apriete también es mucho menor.

A continuación se puede ver una comparativa entre dos tornillos de taller de 100 mm de capacidad de apriete.

Stanley Maxsteel Light Duty 100 mm (Peso del tornillo: 6 kg)

Se trata de una de las mordazas de banco más baratas que podemos encontrar pero no debemos esperar demasiado de ella debido a su bajo peso (solo 6 kg). Es un tornillo de gama bricolaje que puede servir para sujetar piezas pequeñas y ligeras. El cuerpo está fabricado en fundición gris y las palancas de apriete con acero cromado. La base es giratoria y bloqueable. Se fija al banco de trabajo mediante cuatro pernos. Dispone de un pequeño yunque en la zona posterior.

Características / Ficha técnica
  • Capacidad de apriete: 100 mm
  • Fuerza de apriete: 110 kg
  • Peso: 6 kg
  • Profundidad de la garganta: 85 mm

Stanley Maxsteel Heavy Duty 100 mm (Peso del tornillo: 13 kg)

Al igual que el tornillo light duty, este modelo se fija directamente a la superficie de trabajo mediante pernos. Gran versatilidad gracias a la base giratoria con palancas de bloqueo. Incluye acabado cromado anticorrosión en la barra y palomillas de apriete. Está fabricado en hierro fundido. La serie de tornillos Maxsteel Heavy duty también está disponible con otras capacidades de apriete: 125 mm y 150 mm (18 y 27 kg respectivamente).

Características / Ficha técnica
  • Capacidad de apriete: 100 mm
  • Fuerza de apriete: 1400 kg
  • Peso: 13 kg
  • Profundidad de la garganta: 85 mm

Comparativa tornillos de banco Comparativa de los tornillos de banco Stanley Maxsteel Heavy Duty

Tornillos forjados Kanca

Si buscamos un tornillo de calidad lo mejor es escoger uno de acero forjado. El acero forjado es considerablemente más caro que la fundición gris pero su calidad es muy superior: tiene una resistencia a la rotura muy superior.

Si se va a golpear sobre la pieza se recomienda comprar un tornillo forjado ya que los de fundición son muy frágiles y se parten. Una marca que ofrece modelos forjados de buena calidad a un precio ajustado es Kanca.

Tornillo de acero forjado KANCA 60210150150 de 150 mm

Tornillo de alta calidad para uso profesional fabricado con acero forjado de clase DIN CF-45 (aceros al carbono para el uso estructural en máquinas). Los tornillos de acero forjado ofrecen una resistencia muy superior a los de fundición. Este tornillo de Kanca cuenta, además, con mordazas endurecidas mediante proceso de inducción (grado de dureza rockwell HRC 5258).

Características / Ficha técnica
  • Acero forjado al carbono grado DIN CF45 (acero estructural)
  • Mordazas endurecidas por inducción HRC 5258
  • Base yunque endurecida y pintada

Diferencias entre el tornillo de banco de fundición y el de acero forjado

A modo de resumen, se puede afirmar que los dos materiales más utilizados para fabricar tornillos de banco son la fundición gris —también llamada hierro fundido o colado— y el acero forjado. Los tornillos de fundición son más asequibles pero también más frágiles y delicados. Por ello, si vamos a darle un uso profesional, es mejor comprar un tornillo de banco de acero forjado. También existen modelos mixtos que, para abaratar la herramienta, utilizan ambos materiales: fundición gris para el cuerpo pero acero para las partes más delicadas: guías, palanca y mordazas.

Técnicamente, lo que se conoce como hierro fundido no es más que una aleación de hierro y carbono en la que este último supera el 2% de la mezcla (en peso). En cambio, una aleación de hierro con menos del 2% de carbono se conoce como acero. ¿Cuáles son las diferencias entre estos dos materiales?

Vertido de hierro fundido Los tornillos de banco de fundición emplean la técnica del colado sobre un molde

En primer lugar, desde el punto de vista industrial, la temperatura de fusión del hierro colado (fundición) es inferior a la del acero. Esto permite abaratar el coste de producción ya que supone un importante ahorro de energía. Por otro lado, acero y fundición pueden ser sometidos a diferentes procesos de manufactura. El hierro fundido solo se puede trabajar mediante colado mientras que el acero permite tanto el fundido como la forja. ¿En qué consisten estas técnicas?

Para fabricar un tornillo de hierro fundido, se procede a elevar la temperatura del material hasta su punto de fusión. A continuación, el hierro en estado líquido se vierte sobre un molde y se espera a que solidifique antes de desmoldarlo. La forja, en cambio, es una técnica de fabricación de piezas que transforma el acero mediante golpeo o mediante presión (con la ayuda de un troquel). Para forjar el metal, el acero debe calentarse a una elevada temperatura pero inferior a la del punto de fusión. Es decir, permanece en estado sólido.

Proceso de forjado del acero sobre un yunque Forjado del acero al rojo sobre un yunque

Por otro lado, el hierro fundido, debido a la mayor presencia de carbono en la mezcla y a su diferente estructura molecular es más frágil que el acero. Esto significa que un tornillo de banco de hierro fundido podría partirse (y lo hará) si se supera la resistencia mecánica del material. En otras palabras, un tornillo de hierro fundido puede sujetar con fuerza una pieza pero no será capaz de resistir los golpes que esta reciba. Por ello, para cualquier uso no doméstico, se desaconseja el uso de este material. Compraremos en su lugar un tornillo forjado de acero.

¿Qué debemos tener en cuenta al comprar un tornillo de banco?

Lo primero que debemos considerar antes de comprar un tornillo de banco es el tipo de uso que va a recibir el mismo. La diferencia de precio entre los tornillos de bricolaje (para uso doméstico) y los industriales (uso profesional) es bastante elevada y lo mismo sucede con la calidad.

Para el bricolaje o trabajos esporádicos, comprar un tornillo económico puede ser suficiente para salir del paso. Los principales inconvenientes que encontraremos en estos modelos son: un par de apriete limitado, más holguras entre sus diferentes partes y una menor resistencia en los esfuerzos mecánicos más exigentes (torsión y golpeo).

Los tornillos de banco de marcas como Stanley, Mannesmann o Silverline ofrecen una relación calidad/precio aceptable.

Para el uso industrial y profesional necesitaremos gastarnos algo más de dinero para adquirir un tornillo de buena calidad. Buscaremos marcas como Irimo, Bellota, Bahco o Heuer. Los de mayor calidad son de acero forjado, algo más económicos, también muy robustos y estables (aunque menos resistentes a la rotura) son los de fundición.

Algunos modelos incluyen mordazas intercambiables u ofrecen la posibilidad de comprarlas por separado. De hecho, la calidad de las mordazas y la posibilidad de instalar mordazas con ranura en V (especiales para mecanizar redondos de acero o roscar tuberías) es otra de las ventajas de los tornillos profesionales.

En los modelos profesionales, la guía sobre la que se desliza la mordaza móvil ha sido diseñada para minimizar la holgura del conjunto y soportar mejor los esfuerzos mecánicos de torsión. Además, estas robustas guías permiten una transferencia efectiva de la fuerza, es decir, se logra un mayor par de apriete. La calidad de los materiales, las guías, las palancas y el acero endurecido de las mandíbulas de apriete son los responsables del notable incremento de precio de estas herramientas respecto a sus homólogas para bricolaje.

Peso

En general, cuanto más pesado sea el tornillo mejor. Los tornillos pesados son más robustos y estables y soportan mejor los esfuerzos mecánicos (especialmente la torsión). Sin embargo, también hay que tener en cuenta el tipo de banco de trabajo. Casi todos los modelos disponen de tres o cuatro orificios en la base para su anclaje a la superficie de trabajo.

Tornillo de banco en taller de mecánica Tornillo de banco en un taller de mecánica

El banco de trabajo también debe ser robusto y estable para que el tornillo desempeñe bien su función: un tornillo muy pesado en un banco de trabajo endeble no resulta útil.

Distancia entre las mandíbulas

Junto con el peso y el tipo de material, la distancia de las mandíbulas es el tercer aspecto más importante a la hora de escoger un buen tornillo de banco. La medida se suele indicar en milímetros: pequeños (unos 100 mm), medianos (150 mm) y grandes con una boca igual o superior a 200 mm.

Escoger el tamaño boca correcto al comprar nuestro tornillo es importante ya que este nos limita el tamaño máximo de las piezas que podremos fijar para su mecanizado.

Yunque

La mayoría de los modelos incluyen una pequeña superficie plana en la zona posterior: el yunque. El yunque sirve para golpear las piezas con el martillo y para que resulte efectivo es importante que el banco de trabajo soporte bien los esfuerzos de golpeo.

¿Para qué se puede utilizar?

El tornillo de banco, también conocido como morsa o mordaza de banco, nos permite sujetar con firmeza todo tipo de piezas. La ventaja principal de esta herramienta es que nos deja libres ambas manos para trabajar de manera más efectiva y nos asegura un agarre efectivo a la hora de serrar, perforar, limar, roscar o plegar pequeñas piezas mecánicas: herrajes, chapas, tornillería, tuberías, etc.

Tubería en tornillo de banco Sujeción de una tubería de cobre en un Tornillo de banco Stanley

La versatilidad del tornillo de banco nos permite realizar numerosas operaciones sobre las piezas:

  1. Tallado de tornillos o tuercas (con la ayuda de machos o terrajas de roscar).
  2. Limado manual o desbaste (ayudándonos de una radial o amoladora
  3. Perforación
  4. Plegado de metales
  5. Serrado y tronzado de metal, madera, plástico, etc.
  6. Marcado previo con un buril, como fase previa al taladrado

Características generales

Estructuralmente un tornillo de banco está compuesto por una pesada bancada sobre la que encontramos dos mordazas, una fija y otra móvil. La mordaza móvil se aleja o se acerca de la fija mediante un husillo giratorio accionado mediante una palanca.

Mordazas de tornillos de banco Mordazas de un tornillo de banco: lisa y estriada (moleteada)

El husillo, también conocido como tornillo de potencia o tornillo de traslación, está tallado sobre un redondo de acero de gran diámetro con rosca cuadrada y es el responsable de convertir el movimiento circular de la palanca en el desplazamiento rectilíneo de la mordaza móvil.

Además de la palanca principal, este útil puede incluir otros órganos de ajuste que nos permiten rotar la base del tornillo para conseguir una mejor postura de trabajo sobre la pieza.

Valora el contenido: