herramientas manuales y advertencias de seguridad con un manual de instrucciones

¿Cómo trabajar con seguridad con herramientas manuales?

En las primeras páginas de los manuales de instrucciones de herramientas alimentadas (eléctricas, neumáticas, gasolina) vienen impresas advertencias generales de seguridad y algunas específicas de la máquina en cuestión. Se advierte en tales hojas del riesgo de sufrir lesiones por uso indebido o mal mantenimiento. También de la necesidad de usar EPI (Equipos de Protección Individual).

En cambio, herramientas manuales como sierras, martillos, hachas o destornilladores no suelen venir acompañadas de un manual de instrucciones, pero no por ello dejan de ser peligrosas. Por tanto, en esta guía trataremos cómo usar herramienta de mano con seguridad.

Introducción. ¿Accidente o imprudencia?

Aunque todos los días perece gente en accidentes laborales, pocas de esas personas despertaron pensando que ese iba a ser su último día en la Tierra. El auténtico accidente es imprevisible por naturaleza; sin embargo, muchas muertes y lesiones no son consecuencia de un suceso accidental, sino resultado de mal juicio o imprudencias: hechos que, por sí ser evitables, deberían evitarse.

Quien emplea herramientas manuales puede lastimarse, pero también puede lesionar a otras personas. Así, sin ir más lejos, quien sostiene una pieza para que un tercero martillee sobre ella se expone a recibir un martillazo. Si del doloroso golpe resultan dedos rotos, tal hecho no debe calificarse como accidente, pues es clara imprudencia.

Por tanto, el trabajo con instrumentos de mano conlleva el riesgo de sufrir/causar daños corporales. Usar herramientas manuales con seguridad obliga a considerar las dos caras de esta moneda.

Riesgos relacionados con el uso de herramientas manuales

El uso de herramientas manuales conlleva distintos riesgos. Algunos peligros, como el ejemplo del martillo, son inherentes al instrumento. Hay otros que están relacionados con el uso indebido de la herramienta o la falta de mantenimiento.

Uso indebido. Ni una llave inglesa sirve como martillo, ni un cúter como espátula. Claro es que usar gafas de protección ocular evita que el segmento de cuchilla que salta por los aires se incruste en un ojo, pero la primera medida de prevención consiste en usar la herramienta adecuada para cada tarea.

Falta de mantenimiento. Siempre se ha dicho en las cocinas que el romo es más peligroso que el cuchillo afilado. Lo mismo ocurre en el bricolaje con herramientas de mano como el serrucho o el formón. Primero, porque se suele poner más cuidado al trabajar con herramienta afilada. Segundo, porque se requiere menos fuerza durante el corte, luego se reduce el riesgo de perder el control del utensilio.

Trabajar con seguridad con herramientas manuales

Según lo visto, trabajar con herramienta de mano no comporta riesgos como sufrir quemaduras o atrapamiento mecánico. Peligros que sí se dan al trabajar con herramientas eléctricas o de gasolina).

Sin embargo, el uso de instrumentos de mano no está exento de peligros: los riesgos de sufrir lesiones oculares, rotura de huesos, cortes en la piel o incluso electrocución —si se opera en cables con tensión— siempre están presentes cuando se emplean tales útiles.

Pues bien, en esta sección vamos a ver ejemplos concretos de cómo trabajar con seguridad con algunas de las herramientas de mano más comunes. En el primer punto de cada utensilio figurarán los EPI recomendados/obligatorios.

Alicates

  • EPI: guantes y gafas de seguridad
  • Riesgos notables: pellizcos, cortes, electrocución y lesiones oculares por proyección de partículas (por ejemplo, al cortar un clavo)
  • Desconectar la tensión antes de trabajar en enchufes, interruptores o cuadros eléctricos
  • Usar alicates con mangos aislados cuando no sea posible quitar la corriente
  • Considerar que al tirar de un cable (cuerda o alambre) este pueda romperse y liberar con ello la tensión mecánica acumulada
  • No poner nunca los dedos entre los mangos de los alicates
  • No cortar alambres, cables o clavos cuyo diámetro supere la capacidad de corte de las bocas (consultar el valor para metales blandos y duros en la ficha técnica del alicate)
  • No usar la parte plana de los alicates como martillo
  • No usar los alicates como llave para aflojar o apretar tornillos
  • No usar alicates para extraer circlips sin gafas de seguridad

Cinceles, punteros y macetas

  • EPI: guantes, gafas de seguridad y mascarilla
  • Riesgos notables: lesiones en los ojos, contusiones, heridas
  • Utilizar mascarilla de protección respiratoria al demoler materiales de obra
  • Sujetar los cinceles grandes con tenazas
  • No usar herramientas con extremo en forma de seta (peligro de proyección de partículas)
  • No golpear el cincel con martillos: usar en su lugar una maceta pesada

Cúter

  • EPI: guantes y gafas de seguridad
  • Riesgos notables: cortes y lesiones oculares
  • Extender la hoja lo mínimo imprescindible para la tarea cuando se usen cúteres de cuchilla retráctil
  • Para romper un segmento, usar el tronzacuchillas de la base del cúter y dejar recogida en el cuerpo de la herramienta el resto de la hoja
  • Utilizar cúter de hoja no partible/tronzable para cortar materiales duros
  • Situar la mano que soporta la pieza de manera que no pueda ser alcanzada por la cuchilla
  • No utilizar el cortador si el filo está romo
  • No hacer palanca con la hoja

Destornilladores

  • EPI: guantes
  • Riesgos notables: cortes, heridas, electrocución
  • Desconectar la tensión antes de trabajar en enchufes, interruptores o cuadros eléctricos
  • Usar destornilladores con mangos aislados cuando no sea posible quitar la corriente
  • Escoger la punta apropiada y el tamaño correcto de destornillador evita usar más fuerza de la necesaria y reduce el riesgo de perder el control de la herramienta
  • Situar la otra mano de manera que no pueda ser alcanzada por el filo del destornillador si se desliza por accidente
  • No utilizar el destornillador como cortafríos ni como punzón
  • No usar el destornillador como cuña
  • No hacer palanca con el destornillador

Limas

  • EPI: guantes y gafas de seguridad
  • Comprobar que el mango y la espiga de la lima estén en buen estado
  • No usar lima sin mango
  • No apalancar con la lima
  • No utilizar la lima como cincel

Llaves fijas y ajustables (inglesas, grifas, alicates de presión)

  • EPI: guantes
  • Riesgos notables: lesiones cutáneas, traumatismos
  • Considerar el riesgo de que los nudillos se golpeen o rocen contra algún elemento
  • Considerar la posibilidad de perder el control del alicate de presión, la llave inglesa o la Stillson y sufrir por ello cortes, golpes o caídas
  • Para prevenir el punto anterior, aplicar torsión tirando de la llave hacia el cuerpo (nunca empujarla)
  • No prolongar el mango de la llave con un tubo hueco para aumentar el esfuerzo: usar en su lugar una llave más grande o buscar otra alternativa
  • No utilizar la llave como martillo
  • No apalancar con las mandíbulas de la herramienta en sentido perpendicular al debido

Martillos

  • EPI: guantes y gafas de seguridad
  • Riesgos notables: lesiones oculares por proyección de partículas del material o de la cabeza del martillo (por estar dañada o ser de baja calidad)
  • Reponer el mango si este es de madera y está agrietada
  • No usar martillos con la cabeza suelta o dañada
  • No golpear clavos de acero endurecido o templado con un martillo de uñas
  • No golpear con el lateral de la cabeza
  • No forzar el martillo: emplear para la labor una herramienta del tamaño apropiado

Picos

  • EPI: guantes y gafas de seguridad
  • Riesgos notables: lesiones oculares, golpes (a veces a terceras personas)
  • No golpear metales con el pico
  • No utilizar picos con mango astillado o cabeza dañado
  • No excavar con el pico cerca de otras personas

Serruchos y sierras

  • EPI: guantes, gafas de protección ocular y mascarilla
  • Sujetar bien la pieza de trabajo
  • Usar la hoja apropiada para cada material
  • No usar serruchos de cortar hilo para serrar trasversalmente
  • No usar sierras cuya hoja se encuentre en mal estado o indebidamente tensada
  • No usar sierras ni serruchos sin mangos en buen estado

Consideraciones adicionales de seguridad

Durante la jornada laboral o en la práctica del bricolaje como afición, el riesgo que entraña la labor no siempre es causado por la herramienta empleada. Los peligros para la salud y la seguridad de las personas a veces están relacionados con los materiales con que se trabaja.

Por ejemplo, al instalar planchas aislantes con partículas peligrosas para las vías respiratorias, como la fibra de vidrio, se deberá usar mascarilla de protección respiratoria. También al trabajar con sustancias químicas, pinturas, disolventes, etcétera.

Por otro lado, escaleras y andamios figuran entre las estadísticas como causa frecuente de accidente. Incluso la escalera doméstica de tijera pequeña es peligrosa. Hay que evitar, por ejemplo, inclinarse más allá de la vertical para alcanzar, pues conlleva riesgo de caída. Además, dejar herramientas olvidadas en lo alto de la escalera puede ser causa de brechas y cortes, al caer estos objetos accidentalmente cuando se desplaza la escalera.

Para terminar, prisas y seguridad no son palabras que deban ir en la misma frase. Por ejemplo, hay que resistir la tentación de tomar el atajo de usar indebidamente una herramienta porque la apropiada para el menester en cuestión se ha quedado en la caja de herramientas en la furgoneta o se deba bajar de la escalara para tomarla.

Las mismas prisas pueden sugerirnos no retirar los clavos (o doblarlos, cuando menos) al quitar un rodapie o la jamba de una puerta. Este tipo de descuidos o imprudencias son precisamente los que causan accidentes. Por tanto, es prioritario trabajar con seguridad, antes que con celeridad.

Deja un comentario

herramientas manuales y advertencias de seguridad con un manual de instrucciones