sellado de una junta de silicona en los azulejos de un baño

Cómo aplicar bien las juntas de silicona en ventanas, baños y cocinas

Si hablar de juntas de silicona es mentar la bicha, hagámoslo. Excepto los más manitas, algunos aficionados al bricolaje e incluso ciertos profesionales odian la pegajosa y temible silicona.

En este artículo te mostraré cómo sellar con selladores de silicona y te contaré algunos trucos que uso para que aprendas a hacer juntas de silicona mejor que buenas.

persona sellando con pistola juntas de silicona

Introducción

Instaladores, carpinteros de ventanas de aluminio, marmolistas... Estos y otros profesionales usan juntas de silicona en sus trabajos.

Un buen profesional sabe como aplicar bien la silicona, como la tortuga: sin prisa, pero sin pausa. Se lo toman con calma, pues solo es una fase más en su oficio. En cambio, otros muchos odian esta tarea, hasta tal punto que empiezan a temblar cuando llega el momento de abrir el primer bote.

Una mala junta de silicona arruina el mejor de los trabajos. ¿De que sirve que una ventana esté bien centrada, aplomada y anclada, si va acompañada de una juntas de silicona que es un espanto? Además, la silicona no es solo estética, también afecta al aislamiento y la impermeabilización. Por tanto, la silicona hay que aplicarla bien: es un paso tan importante como cualquier otro.

Trabajar bien la silicona no es fácil, pero tampoco es que sea díficil: como todo, solo hay que aprender cómo hacerlo. En este artículo te detallo cómo hacer juntas de silicona efectivas y estéticas.

juntas de silicona ventana La estética de las juntas de silicona es importante en toda ventana, y más aún si la ventana tiene cuarterones

Cómo hacer esa junta de silicona perfecta

Aunque parezca mentira, una junta de silicona perfecta de aspecto profesional solo requiere dos pasos:

  1. Aplicar la cantidad correcta de silicona en el lugar correcto
  2. Trabajar la junta y retirar la correcta cantidad de silicona sobrante: ni más, ni menos.

Si aplicas más silicona de la cuenta, te costará recoger el sobrante sin estropear la junta. Y si te quedas corto, pues lo mismo. En este último caso, la junta se verá porosa y medio vacía. Esto, además de poco estético, puede producir filtraciones de agua y pérdidas de aislamiento.

Por tanto, vayamos al principio: aplicar la cantidad correcta de silicona, en el lugar correcto.

¿Qué necesitas para aplicar bien la silicona?

Para aplicar bien la silicona necesitas tres cosas:

  1. Hacer el corte correcto en la boquilla del bote de silicona
  2. Una pistola profesional de silicona
  3. Un mínimo de práctica

Incluso si no has aplicado silicona en tu vida, en poco más de media hora puedes estar haciendo cordones perfectos. Eso sí, siempre que los dos pasos anteriores se cumplan. Pues de lo contrario, jamás sellarás bien con silicona.

¿Cómo cortar la boquilla del bote de silicona?

Cada maestrillo tiene su librillo. Yo prefiero cortar la boquilla de la cánula en perpendicular, quiero decir, sin bisel. Otros lo hacen en oblicuo, a mi no me gusta, pero funciona igual.

Hago aquí un inciso para contarte un truco. Cortar bien la boquilla de la silicona es tan importante que, si te ha salido bien, deberás mantener esa cánula para todas las juntas que vayas a hacer con ese mismo grosor.

Los profesionales gastan los tubos de silicona uno detrás de otro, usando siempre la misma boquilla. Con ésto no solo consigues que las juntas queden iguales, también lograras un montón de boquillas adicionales, que siempre te pueden hacer falta.

¿Cuánto hay que cortar la boquilla?

Esto es algo que se logra de forma práctica, es decir, ensayo y error. No queda otra.

La idea es la siguiente. Si cortas la boquilla menos de la cuenta, el cordón de silicona será delgado y tardarás mucho en extenderla. Además, cuando pases el dedo, patata, espátula o bote (más adelante te hablaré de ello), no harás contacto con la silicona y la junta quedará mal. Pobre. Poco llena. Con riesgo de filtración. Enferma. Con mal aspecto. Obra de un chapuzas.

Por el contrario, si cortas la boquilla más de la cuenta, el bote se vacía demasiado rápido y corres el riesgo de desperdiciar la silicona. Y la silicona de calidad no es barata.

¿Cuánto cortar entonces? Sinceramente, no te preocupes por ello. Quédate con las ideas de los dos párrafos anteriores. Si nunca has aplicado silicona, no te saldrá perfecto a la primera. Corrige el corte según las pistas sugeridas.

Además, será al recoger la silicona cuando descubrirás si has aplicado la cantidad correcta. Las siguientes veces lo harás mejor. Como te digo, esto es empírico y se consigue con la práctica.

¿Cómo aplicar la silicona?

Debes extender la silicona con la pistola inclinada en un ángulo tal que te permite tener una buena visibilidad del cordón. ¿En qué angulo? El correcto. ¿Y cuál es el correcto?

¡Coge papel y boli y ponte a escribir! Más o menos, la posición que forma el bolígrafo respecto al papel es el ángulo que buscas. Ahora, en vez de escribir, desplaza la mano lateralmente en el sentido de la escritura: ese es el gesto. Si eres zurdo, desplaza la mano en el sentido opuesto.

Practica sobre el papel o con una pistola de silicona (sin pulsar el gatillo) para mejorar el control del pulso.

Junta de silicona y pistola Debes aplicar la silicona con el ángulo y velocidad correctos para dejar la cantidad justa, ni más, ni menos.

Por supuesto, además del tamaño de la boquilla, en el grosor del cordón también influye la velocidad de la pistola. Y también esto es cuestión de práctica.

Recapitulemos. Ya tienes (mejor, tendrás) la práctica para extender la silicona y pronto sabrás cómo debes cortar la boquilla. Te falta el punto dos, que es imprescindible: una pistola profesional de silicona.

Las ventajas de usar una pistola profesional de silicona para el sellado de juntas

En mi caso, hasta que no compré una pistola de silicona profesional no conseguí juntas de silicona estéticas. ¿Qué se considera una pistola profesional de silicona? Vamos por partes.

Primero, algunas pistolas son giratorias. Ésto es útil si prefieres trabajar con la boquilla en oblicuo: puedes orientar la cánula sin girar el bote. La mayoría de pistolas profesionales de silicona son giratorias.

Por otro lado, hay pistolas de silicona que son eléctricas. Un instalador profesional que no haga otra cosa más que aplicar silicona durante horas necesita una de estas. ¡Hablamos de gastar 100 cartuchos de silicona al día! Por supuesto, puedes conseguir juntas de silicona perfectas sin pistola eléctrica. Además, para sellar los sanitarios de tu baño, ventanas o la encimera de la cocina no hace falta tanto.

Pistola de silicona eléctrica Makita Pistola de silicona eléctrica Makita DCG180Z con batería para cartuchos de silicona 310 ml y 600 ml

¿Qué características debe tener una buena pistola de silicona?

En mi opinión, una buena pistola de silicona debe cumplir dos requisitos:

  1. Debe aplicar la silicona con suavidad, progresivamente y sin saltos bruscos
  2. La silicona no debe gotear al soltar el gatillo

El primer punto habla por sí solo y no vale la pena explayarse. Las pistolas de silicona mediocres, las más baratas, aplican el cordón de silicona a trompicones. Esto forma irregularidades y bultos que luego son difíciles de corregir. Además, te hacen perder más tiempo al extender la junta. Por tanto, un requisito esencial de la pistola de silicona es que su mecanismo funcione con suavidad.

El segundo punto es tan importante como el primero, aunque no lo parezca. ¿Por qué no debe gotear la silicona? Primero, es un engorro. Segundo, si la silicona se acumula en la punta al hacer una pausa, al reanudar el sellado el cordón se deforma.

Lo anterior es cierto a menos que tengas un papel de cocina para limpiar la boquilla al reanudar un cordón. Este es el truquillo que yo usaba antes de comprar la pistola de silicona profesional antigoteo.

¿Qué pistola de silicona comprar?

Si aún no tienes una pistola profesional, en lo que debes fijarte al comprar tu pistola de silicona es en que tenga dispositivo antigoteo. Vamos por partes. La que te muestro un párrafo más abajo es una pistola de silicona de las baratas sin antigoteo.

Este tipo de pistola no solo gotea, sino que es sumamente débil. Las soldaduras que unen las pletinas laterales al anillo de la cabeza saltan en cuanto intentas usar un bote de silicona que se ha quedado duro. Créeme. Te lo digo por experiencia. Éste es el tipo de pistola de silicona que debes evitar a toda costa:

pistola de silicona barata sin antigoteo

¿Cómo funciona el sistema antigoteo de una pistola de silicona?

¿Qué es y cómo funciona el antigoteo? Hay varios tipos de sistemas antigoteo. El dispositivo antigoteo viene a ser un ingenioso mecanismo de doble empuje que activa un segundo muelle que hace de amortiguador al aplicar la presión y se libera cuando lo sueltas. Esto hace que en el mismo momento que sueltas el gatillo, el muelle hace que el émbolo retroceda unos milímetros.

Si la pistola de silicona es buena, el sistema antigoteo es absolutamente efectivo. Se trata de una maravilla mecánica que te permite dejar aparcada la pistola en cualquier momento sin que te encuentres al cabo de unos minutos con un el típico chorretón de silicona colgando de la boquilla.

¿Cómo reconocer una pistola de este tipo? Se puedes reconocer porque sobre la empuñadura tendrá algún juego adicional de muelles y pletinas u otro sistema mecánico que es el encargado de evitar que la varilla siga presionando la silicona.

Algunas parecen mucho más complejas y elaboradas que las típicas pistolas de silicona de toda la vida. Otras simplemente se ven muy similares, pero más robustas. Aquí tienes un ejemplo:

Pistola de silicona profesional

El pincho metálico que ves en medio del barril, en caso de que no lo sepas, sirve para quitar el cono de silicona seca de una boquilla, lo que es útil si tienes que reutilizar una boquilla usada por el motivo que sea. Solo tienes que girarlo sobre su eje.

Por cierto, aprovecho para hacer otro inciso. Quiero explicarte otro truquillo. Cuando los profesionales no tienen una pistola antigoteo recurren a este truco para evitar que gotee. Cada vez que dejan la pistola aparcada, presionan la pestaña metálica posterior. ¿Para qué?

Esto elimina la acción de los muelles o resortes, es decir, libera la presión sobre el émbolo. En consecuencia, la silicona deja de ser presionada contra la boquilla y no gotea. Es un engorro pero es igual de efectivo. Lo que hace la pistola de silicona profesional antigoteo es pulsar la pestaña metálica por ti cada vez que sueltas el gatillo, por así decirlo.

Mi pistola de silicona ya tiene unos cuantos años y no recuerdo bien el nombre de la marca. Sí recuerdo, en cambio, que se vendía como una pistola profesional antigoteo para taco químico.

Una pistola de silicona más robusta que una de juguete

De hecho, ésta es otra ventaja de estas pistolas: son mucho más robustas y las puedes usar con materiales más duros y densos como la masilla de poliuretano o el taco químico, porque no solo de tacos de expansión vive el hombre. Por supuesto, esto da para otro artículo y no viene ahora a cuento.

Creo recordar que pagué menos de 30 euros por ella, no lo recuerdo bien porque como poco tiene diez años, si no más. El mecanismo es idéntico al de ésta, solo cambia el color:

Pistola antigoteo para cartuchos TAJIMA Convoy Super 12 Roja. Referencia CNV100SP

  • Doble sistema de empuje
  • Paro automático de flujo que evita la pérdida de silicona
  • Mecanismo de acero japonés
  • Cuerpo plástico de alta rigidez y gran ligereza

Recapitulemos. Llegados a este punto ya hemos solucionado el primero de los pasos para conseguir esa junta de silicona perfecta: aplicar la cantidad correcta de silicona, en el lugar correcto. Comprar la pistola profesional es el paso más fácil y los otros dos los conseguirás con tras poco más de media hora de práctica

Por tanto, vamos a por el paso dos: trabajar la junta y retirar la correcta cantidad de silicona sobrante. Bueno, pues vamos al tajo.

¿Cómo trabajar la junta de silicona y retirar el sobrante dejando un buen acabado?

Cada maestrillo tiene su librillo. Hay muchas maneras de trabajar una junta de silicona. Unas no son mejores que otras, siempre y cuando el resultado quede profesional.

La mejor junta de silicona que he visto en mi vida se la ví hacer a unos carpinteros profesionales de aluminio en una contraventana instalada sobre ladrillo visto. En estas ventanas, la junta era difícil porque el ladrillo estaba bastante irregular y el grosor era de unos 2 cm, lo que ya es una junta muy considerable. Pues bien, quedo impecable y pasa completamente desapercibida.

¿Cómo la trabajaron? En este caso usaron el viejo truco del vaso de agua con lavavajillas. Paciencia. Debes trabajar la junta con el dedo bien mojado en agua y jabón dando forma y recogiendo el exceso de silicona en un papel absorbente. Si has aplicado bien el primer paso, es decir, la cantidad correcta de silicona, sellar el cordón es muy fácil y la junta te quedará fetén.

Por tanto, si tienes dificultad en este punto, posiblemente hayas dejado más silicona de la cuenta o viceversa, te has quedado corto. A ésto me refería antes cuando te dije que era al recoger cuando realmente sabrías si la cantidad de silicona que estabas aplicando era o no la correcta. Práctica. Práctica y práctica. Y más práctica. No queda otra. Antes de que te des cuenta estarás consiguiendo juntas casi perfectas. Juntas que no sean una patata, como las de los más chapuzas. Y hablando de patatas...

La patata

El TDLP (truco de la patata) es una de las técnicas que más me llamaron la atención. Se lo vi hacer a un carpintero rumano por YouTube. Solo tienes que cortar una rodaja gruesa de patata y hacer con ella un cuadrado de unos 5x5 cm. ¿Crees que te estoy vacilando?

¿Por qué funciona el TDLP? Una patata es la espátula ideal para recoger y trabajar la silicona porque tiene su propio suministro de agua, por así decirlo. Este agua sustituye al agua jabonosa que usamos para mojarnos el dedo. Es increíblemente efectivo y solo tiene un defecto: puede dejar unas ligeras marcas o estrías en la junta de silicona, especialmente, si cometes el error de cortarla con un cuchillo de sierra. No lo hagas, pues.

¿Qué debes hacer con el cuadrado de patata para recoger la silicona? Lo primero, cortar una esquina en chaflán con un cuchillo de hoja lisa. Corta una pequeña esquina recta o un poco redondeada en función del acabado que quieras dejar en el cordón.

La patata es más rígida que la yema del dedo y esto tiene una ventaja y un inconveniente:

  • El acabado es más homogéneo (ventaja)
  • El corte tiene que ser perfecto

Si te gusta este método, con el tiempo sabrás valorar a ojo cómo cortar bien a la primera la esquina de la espátula de patata. Hasta entonces ya sabes... ¡A practicar!

Las espátulas para alisar silicona

Las espátulas para alisar silicona están hechas con un material semigomoso-semiplástico y son efectivas pero a mi particularmente no me gustan demasiado. Las espátulas te limitan un poco en cuanto al tamaño de la junta, a menos que las compres de varios tamaños.

Por lo general, cada espátula tiene varios tamaños de radio (las redondas) o de chaflán (las rectas). No las conozco lo suficiente, de manera que no me explayaré.

Espátulas para sellar silicona Espátula para juntas de silicona para cordones redondeados o rectos en varios tamaños

El uso del bote vacío de silicona como espátula de juntas

¿Recuerdas lo que te dije sobre esa junta perfecta de silicona sobre ladrillo visto? Pues las juntas de silicona que esos mismos carpinteros tuvieron que hacer en encuentros de aluminio-aluminio aún son más espectaculares. Pero lo que más me fascinó fue cómo recogieron la silicona: usando un bote vacío como espátula.

Es muy común que los profesionales usen lo que tengan a mano para trabajar. Por ejemplo, ¿cómo se curvan las tuberías de desagüe de PVC en una obra? Se puede usar una pistola de aire caliente o un soplete, pero lo que más queda a mano en esa fase de la obra son los sacos vacíos de cemento. Haciendo un pequeño cucurucho de papel que prenden con el mechero se consigue el calor suficiente para ablandar el PVC y darle la forma necesaria.

Pero volvamos a la silicona. El uso del bote vacío de silicona es un ejemplo equivalente al del párrafo anterior. ¿Qué se tiene a mano cuando se están haciendo juntas de silicona? La pistola de silicona, la propia silicona y los botes vacíos de silicona que van quedando.

El bote vacio de silicona es ideal para usarlo como espátula por varios motivos:

  1. Con un poco de práctica se consigue un acabado perfecto
  2. Se evita desperdiciar papel
  3. Siempre quedan a mano
  4. Son rígidos y flexibles al mismo tiempo

Si aprietas con la mano la parte inferior de un bote de silicona, verás que se deforma. Se vuelve ovalado. Si lo acercas al encuentro entre dos superficies en ángulo, en función de la presión que apliques, la curva resultante será más o menos pronunciada. Pues bien, este fenómeno es el que se usa para recoger la silicona.

Para trabajar la junta con el bote, solo tienes que cogerlo por la parte abierta, deformarlo con la mano y seguir la junta. La silicona se irá metiendo en el interior del tubo. Cada vez que sea necesario, detente y dale unos golpes secos contra el suelo para que la silicona se vaya hacia el fondo del bote y no se te acumule en la boca. Ve girando también el bote si ves que es necesario.

Lo mejor de este sistema es que parece que esté hecho a posta: cada bote permite trabajar más o menos la misma cantidad de junta de silicona que dicho bote ha aplicado. De manera que cuando termines el trabajo, los botes vacios contendrán la silicona sobrante y no habrás gastado ni un papel. ¿Y las juntas de silicona? Limpias y perfectas, obra de un verdadero profesional.

Conclusión

La silicona es un compuesto inorgánico, es decir, un material químico que no tiene enlaces de hidrógeno y carbono. Por sus características y propiedades físico-químicas, esta pegajosa masa es muy efectiva como sellador, aunque algo difícil de manipular. Además, la silicona puede ser ácida o neutra.

¿De qué esta hecha la silicona? La silicona está hecha con átomos de oxígeno y silicio. El silice, una forma de silicio, es el principal componente de la arena. ¿Cómo puede algo pétreo servir para fabricar un compuesto elástico y flexible? La verdad es que no lo sé, y es algo que investigaré en otro artículo, pero no importa, puesto que saber con qué está hecha la silicona no te ayudará a conseguir juntas perfectas en tus ventanas, bañera o encimera de la cocina.

Sí te ayudará, en cambio, trabajar de manera ordenada. A la silicona no hay que tenerla miedo. Solo las personas desorganizadas y desidiosas hacen chapuzas con la silicona. Cualquier persona capaz de prestar un mínimo de atención puede conseguir un buen acabado en las juntas de silicona. En definitiva, no es mucho más dificíl que hacer un taladro o apretar un tornillo. El secreto está en saber cómo manipularla.

Y eso es todo. Si has llegado hasta aquí, espero que mi artículo te haya servido para cambiar tu visión sobre la silicona y perder el miedo a sellar. Y si llegas a dominar las juntas de silicona, también podrás sellar con otros selladores como el sellador acrílico para madera y la masilla de poliuretano tipo sikaflex, otro excelente sellador, del que hablaré en otro artículo, más fácil de trabajar, puesto que es más firme y menos pegajoso.

pistola haciendo sellado de juntas de silicona El sellador para madera o la masilla de poliuretano también se trabajan como la silicona

Comentarios

Ángel f.:

Estupendo artículo para aprender a manipular la silicona y las diferentes formas de terminar las juntas.

Respuesta
del autor:

Gracias, Ángel. Me alegro de que fuera útil. ¡Saludos!

Juan david:

¿Por qué el cartucho nuevo se me rompe por detrás? Se forma un desastre y regreso de silicona. Me aseguro de que cortar el pico [pico fijo no de rosca] y ya he roto dos cartuchos por detrás. Y el silicone no está duro porque cuando se rompe lo noto en perfecto estado.

Respuesta
del autor:

Hola, Juan David.

¿En qué año fueron fabricados los cartuchos? La silicona se endurece con el tiempo, incluso si el tubo está sin abrir. Pero no suele secarse de golpe; al contrario, suele solidificar formando bultos que obstruyen la boquilla. Por eso la silicona que aún está en buen estado se filtra entre la parte trasera del cartucho y el émbolo de la pistola.

Para asegurarte de que la causa de tu problema es la que te comento, puedes probar a rajar el cartucho de silicona y buscar la parte sólida. Por cierto, la fecha de caducidad suele ser de 12-18 meses mayor que la de fabricación.

Saludos.

Deja un comentario