Tipos de tornillería para madera

¿Qué son los tornillos? Los tornillos, por supuesto, son las pequeñas piezas metálicas con forma de espiral que usas para hacer uniones desmontables entre dos o más piezas de madera en tus proyectos de carpintería.

Tornillos para madera

Junto con los clavos y las grapas, los tornillos forman parte de una familia de elementos que te facilitan el ensamblado de tableros y listones sin que tengas que usar adhesivos como la cola blanca de carpintero. O bien refuerzan la unión, en caso de que sí decidas encolar la madera.

Los tornillos usados en carpintería también se llaman tirafondos. En esta pequeña guía te cuento todo lo que sé sobre tornillos para madera.

Introducción

¿De dónde viene la palabra tornillo? Tornillo deriva de torno. Se forma al añadir el sufijo -illo a su raíz: torn + illo.

¿Qué es un torno? El torno es la máquina herramienta en la que se fabrican tornillos y muchas otras piezas de revolución. En este caso, los tornillos se fabrican en tornos para metal, pero también existen tornos para madera.

A su vez, la palabra torno procede del latín tornare 'girar, dar vueltas, enrollar'. Por tanto, el tornillo, la tornillería, son los elementos que se fabrican en el torno. Pero su nombre también te recuerda que los metes en la madera girándolos con la ayuda de un destornillador.

¿De qué material están hechos los tornillos para madera?

La mayoría de los tornillos para madera están fabricados con acero al carbono, una aleación que se conoce popularmente como hierro, por ser éste su principal elemento (aprox. un 98 %). Se puede reducir el porcentaje de hierro e introducir algunos otros elementos en la aleación (boro, cromo, níquel) para mejorar su resistencia.

Por ejemplo, los tirafondos de carpintería de acero inoxidable son más caros, pero también de mejor calidad. Éstos tienen una mayor resistencia mecánica y soportan mejor la oxidación.

En cualquier caso, si son de acero ordinario, se suelen recubrir con algún tipo de protección contra la corrosión (zincado, cromado, fosfatado, niquelado).

Antiguamente los tornillos eran solo de hierro y no recibian ningún tratamiento frente a la corrosión. Con el paso del tiempo, la humedad los degradaba hasta un punto en el que su extracción se hacía muy difícil, debido también al tipo de cabeza usada: la ranura plana.

Por otro lado, un tornillo que sí soporta la corrosión, es el tornillo de latón, usado tradicionalmente en la carpintería. Este tornillo dorado es mucho más débil, por eso, se suele introducir primero un tornillo idéntico de acero, para después sustituirlo por el de latón.

En la actualidad los tornillos para madera soportan bien la oxidación y se extraen con facilidad, gracias al uso de cabezas de estrella (Philips o Pozidriv) o hexagonales (Allen y Torx). Las cabezas de ranuras cruzadas (punta en estrella) se diseñaron para facilitar las tareas de atornillado y desatornillado con los taladros atornilladores eléctricos a batería.

Tornillo Pozidriv para madera La cabeza Pozidriv del tornillo para madera se diseñó para su uso con destornilladores eléctricos

Principio de funcionamiento del tornillo para madera

Los tornillos para madera están compuestos por un vástago o varilla metálica roscada en cuyo extremo se talla o mecaniza una parte fundamental: la cabeza del tornillo.

El propósito de la cabeza no es otro que permitir el atornillado o desatornillado del mismo. Para ello, la cabeza puede disponer de una ranura o bien tener una forma geométrica (hexagonal o cuadrada) que permita su torsión mediante el uso de una llave fija.

En el extremo opuesto a la cabeza se sitúa la punta, afilada y puntiaguda, cuya misión es abrir el paso a través de la madera. Mediante la aplicación de una fuerza torsional en su cabeza y una ligera presión, el tornillo gira sobre sí mismo y se enrosca en la madera gracias a los filetes de su rosca con forma de hélice.

Tipos de cabezas

La cabeza de los tornillos para madera puede adoptar diferentes formas:

  • Avellanada: es la más común en la carpintería y ebanistería. Es plana en la superficie y cónica en su unión con la zona roscada. Los usamos cuando no queremos que el tornillo sobresalga respecto a la superficie de la madera. Si se desea, con aplicación de una masilla especial se pueden dejar ocultos.
  • Gota de sebo: son tornillos decorativos con forma de gota de cera o lentejuela. Sobresalen ligeramente y siempre se dejan visibles.
  • Esférica o redonda: son menos habituales. La forma de su cabeza es semiesférica para lograr un efecto decorativo.
  • Cuadrada: similar a los anteriores. Se pueden apretar con llave inglesa o hexagonal.
  • Hexagonal: muy habitual en los tornillos barraqueros, tornillos de gran sección que se utilizan para unir vigas de madera o tablas de gran tamaño. Se aprietan mediante llaves de vaso, fijas o inglesas.

Por otro lado, cuando la cabeza del tornillo no permite su torsión mediante llaves, se talla en la misma una ranura para facilitar su inserción. Esta ranura puede ser plana, geométrica (cuadrada, hexagonal) o con forma de cruz (estrella).

Las ranuras de cruz Pozidriv y Philips se inventaron como sustitución de la plana ya que mejoraban de manera notable la superficie de contacto con la punta del destornillador, lo que hacía más sencillas las operaciones de atornillado y desatornillado, especialmente con máquinas eléctricas.

Tornillos avellanados y de cabeza redonda Tornillos avellanados y de cabeza redonda

Tipos de tornillos según su forma y función

En el mercado podemos encontrar todo tipo de tornillería. Casi siempre existe un tipo de tornillo que resulta idóneo para cada aplicación. Estos son algunos de los modelos más utilizados:

Tornillos estándar para madera

es el tornillo más tradicional, el de toda la vida. Es un tirafondos cónico con cabeza ranurada que rara vez va roscado en su totalidad. Para montarlo es necesario taladrar un agujero previo pues de lo contrario raja la madera. Su cabeza es avellanada. Son los más baratos y están fabricados con acero al carbono (hierro dulce), lo que quiere decir que se oxidan si se exponen a la intemperie.

Tornillo de cabeza redonda sin avellanar

la parte inferior de la cabeza no está avellanada, es decir no es cónica sino plana. Esto aumenta la capacidad de apriete sobre la pieza.

Tornillo mixto avellanado con cabeza en gota de sebo

Estos tornillos disponen de una cabeza avellanada por el inferior y abovedada por el lado opuesto. Sobresalen ligeramente de la madera y se utilizan por su efecto decorativo.

Tornillo de latón

El tornillo de latón macizo para madera tiene dos ventajas: es más decorativo y no se oxida. Tiene también un inconveniente: es menos resistente que los de acero.

Para facilitar el atornillado y evitar la rotura del tornillo, primero se introduce un tornillo de acero de idéntica longitud y calibre. Después se sustituye por el de latón.

10 tornillos de latón macizo para madera (n.º 6 x 18 mm) Cabeza ranurada avellanada.

  • Tornillos de madera de latón macizo.
  • Estándar británico BS1210.

Tirafondos recto

La diferencia del tirafondos recto respecto a los tornillos anteriores es que su vástago no es de sección cónica, sino cilíndrica.

El tirafondos puede ir roscado en su totalidad o bien puede tener una parte del vástago sin roscar. Esto evita que dos tableros queden separados cuando se unen entre sí. En este caso, la parte no roscada debe ser igual que la tabla superior, es decir, la pieza en la que se embute la cabeza del tornillo.

En algunos casos, este tornillo se puede introducir en la madera sin tener que hacer el agujero guía. Es uno de los tornillos para madera más usados en la actualidad.

Generalmente, el cuerpo de un tirafondos está recubierto de zinc (galvanizado) para mejorar la resistencia a la corrosión. La ranura de la cabeza puede ser en cruz (Pozidriv), hexagonal (Allen) o en estrella de 6 puntas (Torx). Los tornillos para madera Spax son especialmente conocidos por su riesgo reducido de agrietamiento gracias al diseño con cabeza de clavo y filetes de rosca cortantes.

Maletín de tornillos Spax para montaje compatible con maletas Bosch. L-Boxx. Maleta grande de puntas y tornillos Spax Yellox A2L T Star Plus de cabeza avellanada.

  • Robusto maletín de plástico con asa: 17 diferentes dimensiones de tornillo, incluye 4 bits (1 x Z1, Z3 y 3 x Z2), mayor protección frente a la corrosión convencionales descarnado verzinkung como norma según pedido

Tornillo superficial con tapa

Este tornillo se oculta mediante un sistema compuesto por arandela y tapa. La arandela deja un reborde en la superficie de la madera que sirve para fijar la tapa. Los hay de diferentes colores para disimular su acabado. También hay una variante que no utiliza arandela sino una tapa a rosca.

De seguridad

Se trata de un tipo de tirafondos solo se puede atornillar: es imposible desatornillarlo. Los hay de varios tipos. Algunos utilizan una ranura plana asimétrica que permite su torsión solo en un sentido. En otros, una pieza de plomo se embute y se deforma en la ranura de la cabeza para imposibilitar su retirada.

Tornillo con arandela en copa

Se usan con fines decorativos. Es una variedad de tornillo con tapa que distribuye mejor la presión sobre la madera gracias a una arandela con forma de copa. La copa puede ser superficial o ir embutida en la madera. Su acabado suele ser dorado (latón).

Tornillo barraquero

Son tornillos estructurales de gran calibre y resistencia. Su cabeza es hexagonal y siempre queda vista. Se utilizan en estructuras para unir dos montantes de madera entre sí o para el atornillado de vigas o columnas en paredes. Se necesita hacer un agujero guía adecuado para que la madera no se abra. En la pared se instalan con un taco de expansión de nylon que aumenta la fricción en el agujero y evita que se salgan.

Tornillos barraqueros para madera Tornillos barraqueros para estructuras de madera con cabeza hexagonal

Designación de los tornillos para madera

A la hora de comprar tornillos para madera es imprescindible conocer su designación para poder identificar el modelo deseado. Los diferentes tipos de tornillos se clasifican según el estilo de cabeza, el material, el color y el tipo de ranura. Además, se indica el diámetro del núcleo sin roscar y la longitud útil del tornillo.

Lo longitud útil es la parte del tornillo que se introduce en la madera. En el caso de los avellanados es la totalidad del tornillo. En los de cabeza esférica, cuadrada o gota de sebo es la distancia desde la punta a la cara inferior de la cabeza. La longitud útil se puede medir con una escuadra combinada de carpintería, un tipo de herramienta de medición para carpintería que puede funcionar como calibre de profundidad.

Algunos ejemplos: tornillo avellanado de acero niquelado de 4x35 mm con cabeza PZ2, tornillo de ensamble de 5x50 mm con cabeza hexagonal y rosca para madera, tirafondos negros de 3x16 mm con cabeza avellanada y ranura PZ1.

En los ejemplos del párrafo anterior, el diámetro de los tornillos es de 4, 5 y 3 mm respectivamente, mientras que sus longitudes son 35, 50 y 16 mm. La primera medida nos indica el diámetro del vástago sin contar la rosca, la segunda, la longitud útil del tirafondo.

Tornillos para madera de acero inoxidable Tirafondos para madera de acero inoxidable con cabeza Pozidriv

Cáncamos, alcayatas y otros accesorios roscados

Además de los tornillos convencionales, cuya forma es recta, se pueden encontrar en las ferreterías otro tipo de accesorios roscados para madera como los cáncamos, que terminan en forma de argolla, o las alcayatas, con su extremo en ángulo recto, ideales para colgar cuadros en la pared.

Por otro lado, existen otro tipo de accesorios roscados que tienen diversas aplicaciones. Por ejemplo, los soportes para baldas, con forma de media luna y atornillados en las piezas laterales de las estanterías y muebles de cocina, sirven de apoyo a las diferentes baldas del mueble.

Tornillos frente a clavos

En las ferreterías podemos encontrar todo tipo de clavos y tornillos para nuestros proyectos de carpintería y ebanistería. Existe una gran variedad por lo que, sin duda, encontraremos uno que se adapte a nuestras necesidades. Sin embargo, ¿cuándo es mejor utilizar un tornillo y cuándo un clavo?

Como norma general, los tornillos son más resistentes que los clavos y ofrecen uniones más firmes y seguras. La resistencia del tornillo, al igual que la de las puntas, depende de su calibre o diámetro. Un punto importante de los tirafondos para madera es que las uniones creadas son fácilmente desmontables. Sin embargo, el clavo es menos visible, o incluso queda oculto si utilizamos los clavos de cabeza perdida.

En cuanto a la instalación, los clavos son más fáciles de utilizar. Los tornillos generalmente requieren un agujero guía para evitar que rajen la madera. Esto nos obliga a disponer de un taladro y una broca de un diámetro algo inferior al del tornillo. Estrictamente hablando no es un paso obligatorio, pero sí recomendable. Por el contrario, las puntas y clavos los podemos fijar con gran rapidez con la única ayuda de un martillo.

Desde el punto de vista económico, los clavos son mucho más baratos que los tornillos. Además, en ambos casos, disponer de la medida adecuada de clavo o tornillo resulta imprescindible para que el montaje del proyecto de carpintería sea satisfactorio. Por este motivo, se suelen almacenar cajas de diferente diámetro y longitud, y hacerse con este pequeño almacén para los montajes del día a día resulta menos asequible en el caso de la tornillería.

Finalmente, hay que tener en cuenta que existen tornillos decorativos, diseñados para quedar vistos, que pueden dar un toque de distinción a nuestros muebles y proyectos. Se puede jugar con el tipo de cabeza y el color para crear contraste: los encontramos negros, latonados o de acero inoxidable. Asimismo, para la unión de tableros, existe un tipo de tornillo especial: el tornillo de ensamble, que se puede ocultar con unos tapones plásticos del mismo color que las tablas.

Deja un comentario